La Comisión Europea quiere frenar la deforestación sin molestar a la industria

Este miércoles se presenta un borrador de reglamento "sobre determinadas materias primas y productos asociados a la deforestación y la degradación de los bosques", al cual ha tenido acceso 'Climática'.

La pérdida de biodiversidad y el cambio climático suponen las dos grandes crisis medioambientales del presente siglo. Ambas tienen culpables comunes. Uno de ellos es la deforestación, cuya tasa anual durante los últimos cinco años se estima en 10 millones de hectáreas pérdidas, según la FAO. Es el equivalente a 30 campos de fútbol por minuto. Desde 1990, se han destruido más de 420 millones de hectáreas de bosque en todo el mundo por este motivo. El objetivo, ahora, es llegar a deforestación cero para 2030. Un objetivo no solo muy ambicioso, sino que requiere de un enorme esfuerzo planetario que, por ahora, no llega.

Ahora parece que se están dando los primeros pasos para conseguirlo. Este mes, sin ir más lejos, convergen dos iniciativas al respecto. Una verá la luz este mismo miércoles 17 de noviembre. Está previsto que la Comisión Europea presente su borrador de reglamento «sobre determinadas materias primas y productos asociados a la deforestación y la degradación de los bosques», al cual ha tenido acceso Climática

El otro proyecto que busca el fin de la deforestación fue el primer gran anuncio que se produjo en la recién terminada cumbre del clima (COP26). Más de 100 líderes mundiales, que representan a más del 85% de los bosques del mundo, acordaron detener y revertir la deforestación y la degradación de la tierra para 2030. Además, una docena de naciones y la propia Comisión Europea se comprometieron a destinar más de 10.000 millones de euros hasta 2025 para conservar estos ecosistemas. El problema, no obstante, es que no es un acuerdo vinculante. No se les podrá reprochar nada legalmente porque no hay nada que les obligue a cumplir.

Quedan fuera productos claves

El principal motor de la deforestación y la degradación de los bosques es la expansión de las tierras agrícolas para producir productos básicos como ganado, madera, aceite de palma, soja, cacao o café, como reconoce la propia Comisión Europea. Actualmente, la expansión de la agricultura industrial es responsable del 80% de la deforestación mundial, y la demanda de la Unión Europea (UE) representa un 16% del total. 

Las poblaciones afectadas por la deforestación, sobre todo las comunidades indígenas, llevan mucho tiempo movilizándose y exigiendo una legislación eficaz que aborde por fin la contribución de la UE a la deforestación mundial. 

En este sentido, el borrador de la CE que verá la luz este miércoles pretende “minimizar el consumo de productos procedentes de cadenas de suministro asociadas a la deforestación o la degradación forestal, y aumentar la demanda y el comercio de la UE de productos básicos y productos legales y ‘libres de deforestación’”. El cumplimiento se comprobará mediante satélites.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

COMENTARIOS

  1. “Claramente, algunos líderes mundiales piensan que no viven en el mismo planeta que el resto. Parece que ni la gran cantidad de incendios, el aumento del nivel del mar o las sequías les hayan hecho recobrar el sentido para detener el aumento de las emisiones a expensas de la humanidad”. (Gabriela Bucher, Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional).
    Aunque se han dado algunos pasos en la buena dirección no ocultamos nuestra tristeza y decepción ante el hecho de que los esfuerzos diplomáticos hayan fracasado, una vez más, en hacer frente a esta crisis. Pero queremos poner en valor, y nos ha de servir para sacar fuerzas, el creciente movimiento de personas, especialmente jóvenes, en todo el mundo que desafían y hacen que nuestros gobiernos rindan cuentas. Un mundo mejor es posible. Con creatividad, con valentía, podemos y debemos aferrarnos a esta esperanza.

  2. AHORA NECESITAMOS UNA ACCION CLIMATICA REAL, NO UN LAVADO VERDE.
    La única forma de salir de la crisis climática es llegar a cero real, es decir, lograr cero emisiones netas sin las falsas soluciones y el lavado verde: compensaciones de carbono. Cero real significa reducir y detener las emisiones de carbono antes de que se pongan en la atmósfera. Significa una transformación de nuestros sistemas de energía, alimentos y transporte a fuentes 100% renovables.
    Defender 1.5 es nuestro interés común.
    El showtime podría haber terminado en Glasgow, pero nuestro futuro no puede depender de industrias y gobiernos que elijan las ganancias sobre las personas. El acuerdo apenas mantiene vivo el objetivo de 1.5C, pero la estafa de compensaciones recibió un impulso en Glasgow con la creación de nuevas lagunas que son demasiado grandes para tolerar.
    Somos esas personas: los jóvenes y las naciones vulnerables que se ven más afectadas por las acciones retrasadas.
    Sin los jóvenes, los líderes indígenas, los activistas y los países más afectados (y menos culpables), del cambio climático, las conversaciones sobre el clima habrían fracasado por completo. Nuestro clima, una vez estable, ahora se está descomponiendo a nuestro alrededor, lo ves todos los días en incendios forestales, huracanes, sequías y deshielo. Se nos ha pasado el tiempo y, como cuestión de autosupervivencia, debemos movilizarnos urgentemente para crear una presión incontenible para detener el lavado verde, el engaño y las lagunas que dan un pase a los grandes emisores y corporaciones.
    https://www.greenpeace.org/international/story/50767/cop26-more-than-expected-less-than-hoped/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.