Las medidas climáticas más destacadas del futuro Gobierno de coalición de Alemania

Socialdemócratas, Verdes y liberales alcanzan un acuerdo que fija para 2030 la eliminación del carbón y cubrir el 80% de la demanda de energía del país con energías renovables. La formación ecologista se hará cargo de un ministerio que englobará Economía y Protección del Clima.

«Alcanzar los objetivos de protección del clima de París es nuestra máxima prioridad. La protección del clima asegura la libertad, la justicia y la prosperidad sostenible». Este extracto forma parte del acuerdo de coalición presentado este miércoles por socialdemócratas (SPD), Verdes y liberales (FDP). Un mes y medio después de las elecciones, Alemania tiene más cerca un nuevo Gobierno que pondrá fin a más de tres lustros de mandato de Ángela Merkel.

El documento –de 178 páginas y con una gran parte dedicada al clima y la energía– señala que el nuevo Ejecutivo tripartito quiere situar a Alemania en la senda de los 1,5 ºC. Para lograrlo, uno de los objetivos más ambiciosos sobre el papel es adelantar la eliminación del carbón “idealmente” a 2030, ocho años antes de lo previsto por el gobierno saliente. También se proponen «dejar atrás la tecnología del motor de combustión».

«Hemos decidido no fijar objetivos climáticos más altos en el acuerdo de coalición, sino formular medidas concretas», aseguraba Robert Habeck, colíder del Partido Verde. Los tres partidos pretenden cubrir el 80% de la demanda de energía del país con energías renovables para 2030, lo que supone un aumento significativo respecto al objetivo actual del 65%. «Las energías renovables ya no son un complemento, sino que tendrán que cargar con nuestra seguridad de suministro», añadió Habeck.

Y en plena discusión con Francia y la Unión Europea por el papel de la energía nuclear en la transición energética, la coalición es clara: «Nos ceñiremos a la salida nuclear» (previsto para el año que viene), recoge el pacto. Asimismo, defienden que “el gas natural es indispensable para un periodo de transición”, a pesar de que es uno de los combustibles fósiles responsables del calentamiento global del planeta. No obstante, la generación de energía a partir del gas llegará a su fin en 2040, y las calderas de gas se prohibirán en los edificios nuevos y se sustituirán las existentes en 2030.

A partir de 2025, cualquier sistema de calefacción nuevo tiene que poder funcionar con una capacidad de al menos el 65% de energía renovable. Y para 2030, aseguran que al menos el 50% de la calefacción será «neutra» en emisiones.

En materia de transporte, también para finales de esta década quieren que haya «al menos 15 millones de turismos totalmente eléctricos», con 2035 –al igual que quiere la UE– como fecha límite para vender coches de combustión. Eso sí, con letra pequeña: habrá una excepción para los vehículos que puedan «demostrarse que funcionan con e-combustibles». Unas metas, dice el acuerdo, para lograr que Alemania sea “el mercado líder de la electromovilidad” y “para preservar el empleo y la creación de valor en este país”. En España (con la mitad de población), el objetivo es tener 5 millones para la misma fecha y vetar la venta de vehículos contaminantes en 2040.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.