La subida del nivel del mar pondrá en riesgo a más de 300 millones de personas en 2050

Un informe pronostica que las principales áreas afectadas por las inundaciones en España serán la zona alrededor del río Guadalquivir, la costa gaditana y el Delta del Ebro.

Comparte

Un informe publicado este martes en Nature Communications pronostica que las personas afectadas por el aumento del nivel del mar y las inundaciones en 2050 triplicarán a la cifra que se barajaba hasta ahora. A partir de entonces, y si no se toman medidas de contención del agua, cada año se inundarán zonas costeras en todo el mundo en las que ahora viven 300 millones de personas.

Los científicos de Climate Central que han elaborado el estudio han desarrollado una forma más precisa de calcular la elevación de la tierra basada en lecturas satelitales, una forma estándar de estimar los efectos de la subida del nivel del mar en grandes áreas, de los que ya alertaba el IPCC recientemente. De sus conclusiones se extrae que el área más afectada será Asia —con Vietnam, China, Bangladesh, India, Indonesia y Tailandia como principales países afectados—. En Vietnam, más de 20 millones de personas —casi una cuarta parte de la población— viven en tierras que se inundarán, entre ellas el centro económico del país: la ciudad de Ho Chi Minh. Así, de no tomar medidas, el sur de Vietnam podría desaparecer por completo, como se observa en el mapa de riesgo elaborado por la organización Climate Central.

El sur de Vietnam será una de las zonas más afectadas de Asia. En rojo, la parte que podría desaparecer como consecuencia de las inundaciones. Fuente: Herramienta de detección de riesgos costeros de Climate Central.

En Tailandia, más del 10 por ciento de la población vive en tierras que probablemente se inundarán en 2050 y su capital política y comercial, Bangkok, está especialmente en peligro. También Shanghai, uno de los motores económicos de Asia, se verá amenazada por el agua, según este análisis, que no tiene en cuenta el crecimiento futuro de la población o la pérdida de tierras por la erosión costera.

En España, unas 200.000 personas viven actualmente en zonas que estarán expuestas a inundaciones anuales en 2050. Entre ellas, destaca especialmente la zona del Delta del Ebro, el norte de Algeciras y Palmones, la playa de Pedro Valiente en Cádiz, gran parte de Barbate y otras zonas costeras de Cádiz como Conil, el Faro de Trafalgar o el Puerto de Santa María.

También el municipio de Huelva se verá amenazado, afectando a la ciudad pero también a la zona de El Rompido y del río Guadiana. El área alrededor del río Guadalquivir también está en riesgo por inundaciones que afectarían a Doñana y a pueblos enteros como Isla Mínima o Marismillas, llegando a afectar incluso a la ciudad de Sevilla.

En rojo, las zonas de Andalucía que se verían afectadas por las inundaciones en 2050. Fuente: Herramienta de detección de riesgos costeros de Climate Central.

Medidas de adaptación y mitigación

El estudio recuerda que estos hallazgos no significan directamente que las áreas señaladas vayan a desaparecer. Además de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global, los expertos que han elaborado el citado informe también apelan a las medidas de adaptación ante el aumento del nivel del mar que el cambio climático ya está produciendo en numerosos puntos del planeta. Los muros y los diques «están protegiendo a cientos de millones de residentes de las áreas costeras», explican en el informe, donde también señalan el refuerzo y el mantenimiento continuo de las defensas costeras para que estén adaptadas al escenario futuro.

Para 2100, las proyecciones sí podrían ser más optimistas respecto a lo que se prevé para 2050 en caso de que se tomen medidas. Con una rápida reducción de las emisiones y un deshielo menos acentuado, el informe pronostica que en 2100, habría 340 millones de personas viviendo en las zonas con mayor riesgo de inundación. En cambio, si las emisiones incrementan y se produce un nivel alto de deshielo, la cantidad de personas afectadas se elevaría a 480 millones. En España, en el mejor escenario posible para 2100, unas 260.000 personas sufrirían las consecuencias de las inundaciones; mientras que se podría llegar a las 690.000 en caso de que se incumplan los objetivos del Acuerdo de París.

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios
ArroyoClaro

Ciertamente vamos a cambiar, por las buenas o por las malas. Por las malas si no hacemos nada y dejamos que el clima sea calentándose hasta convertir nuestras tierras en desiertos. Esto a corto plazo (décadas) para que a largo plazo (siglos) la subida vertical del mar superaría los 67 metros, por la fusión de Groenlandia y la Antártida [9], y sumergiría las costas y nuestros municipios: Valencia está a una media de 16 msnm (metros sobre el nivel del mar), Alicante a 5, Castellón a 27, Alzira a 15 m, Sueca a 3, Cullera a 2 … O por las buenas, si somos capaces de sustituir este modelo caduco, insostenible y hipermóvil por otro ecológico, pacífico, solidario y sosegado.
El enemigo nº 1 del clima: el automóvil
En España el transporte emite un 27% de los GEI, la industria 19%, la generación eléctrica 17%, la agricultura 12%, los sectores Residencial, Comercial e Institucional 9%, los residuos 4%, etc.
Así pues, el transporte motorizado es el principal causante de la emergencia climática, el enemigo nº 1 del clima y de la salud pública por el calentamiento, accidentes, enfermedades, ocupación del espacio urbano, destrucción del entorno, dependencia del petróleo, guerras derivadas, refugiados, … Y encima tiene un rendimiento muy bajo: según los ingenieros, el motor de explosión transforma en movimiento un 30% de la energía del combustible (el 70% restante la pierde en forma de calor), pero un coche pesa alrededor de 1.000 kg y desplaza de media 1’4 personas, unos 110 kg, por lo que el rendimiento por kg transportado baja a niveles verdaderamente ridículos.
Por lo tanto, si de verdad queremos resolver la emergencia climática debemos actuar sobre todos los sectores pero principalmente sobre este. Y dada la gran desinformación existente, ecologistas y gente concienciada debemos conseguir enfocar la atención mediática y política sobre el transporte motorizado como principal causante del calentamiento global.
Va a ser difícil porque las grandes compañías han ganado billones con el petróleo y los autos, y quieren seguir ganando más, aunque masacran pueblos y queman la Biosfera. Sus dueños son yonquis del dinero y tienen tantísimo poder que los gobiernos no se atreven a tocarlos, incluso se han burlado y han estafado a los consumidores falseando las emisiones de contaminantes [6]. Y durante sesenta años o más han manipulado los ciudadanos con la publicidad, haciéndoles creer que los autos son imprescindibles y buenísimos, y la mayoría lo ha creído …
Son ya más de 1.300.000.000 de vehículos de motor rodando por el mundo y están colapsando ciudades y clima.
Tenemos que volver a los orígenes: viajar sólo cuando realmente sea necesario y en el medio menos contaminado, nada de transatlánticos, cruceros y aviones. Nada de llevar alimentos o materias primas de otros continentes, por ejemplo naranjas de Sudáfrica o kiwis de Australia, cuando ya tenemos aquí, así además podremos salvar nuestra agricultura e industria (este sistema resulta más insostenible cuando arruina la agricultura local, fundamental e imprescindible para cualquier país).
Por eso todas las soluciones pasan por reducir el uso de coche-AVE-avión-barco y sustituirlos por pie-bici-tren, además de cambiar la hipermovilidad por el sosiego y la racionalidad.
https://www.ecologistasenaccion.org/129073/lenemic-no-1-del-clima-lautomobil/

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.