La deforestación en la Amazonia brasileña aumenta un 22%: récord en 15 años

El Gobierno de Brasil ha esperado a que terminara la COP26 para difundir unos datos de los que era conocedor desde el 27 de octubre.

La deforestación de la Amazonia brasileña continúa a un ritmo alarmante. Según el último balance del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), la selva amazónica perdió 13.235 kilómetros cuadrados de árboles entre el 1 de agosto de 2020 y el 31 de julio de 2021. Este valor representa un aumento del 21,97% en comparación con la tasa de deforestación calculada el año pasado, que fue de de 10.851 km2 para los nueve estados que conforman la Amazonía Legal brasileña (ALB).

Los datos ya eran conocidos por el Gobierno de Brasil desde el 27 de octubre, como se desprende del comunicado colgado este jueves por la tarde en la web sin aviso ni presentación. Es decir, el líder ultraderechista Jair Bolsonaro y su Ejecutivo acudieron a la COP26 siendo conocedores de estos datos y los ocultaron hasta su finalización.

Aun así, el primer gran acuerdo anunciado en la cumbre de clima celebrada en Glasgow fue, precisamente, sobre deforestación, un enorme problema que contribuye a la crisis climática y la pérdida de biodiversidad. Más de 100 líderes mundiales, entre ellos Brasil, acordaron detener y revertir la deforestación y la degradación de la tierra para 2030.

La cifra más alta de deforestación desde 2006

Con esta nueva estimación, resultado del Proyecto de Seguimiento de la Deforestación en la Amazonia Legal por Satélite (PRODES), la tasa de deforestación alcanza su valor más alto en 15 años. Es el equivalente a 26 veces la superficie de Andorra o a 500.000 veces la superficie que ocupa la sala de exposiciones del SEC Centre, donde se celebró la reciente COP26. Tan solo cuatro estados -Pará, Amazonas, Mato Grosso y Rondônia- aglutinan al 87,25% de la deforestación calculada. En el caso de Amazonas, la variación respecto a los datos de 2020 es del 55,22%, con 2.347 km2.

"A pesar de los recientes intentos del Gobierno por limpiar su imagen, la realidad se está imponiendo una vez más. Los más de 13.000 km² no son una sorpresa para quienes hemos sido testigos de la gestión del presidente Bolsonaro, quien en los últimos tres años ha llevado a cabo un progresivo debilitamiento del marco legal para la protección ambiental", señana Cristiane Mazzetti, portavoz de la Campaña de Bosques de Greenpeace Brasil.

De promedio, como apuntan desde la organización ambiental, ha habido un aumento del 52,9% en el área deforestada en los tres años de gobierno de Bolsonaro (unos 11.405 km² entre 2019 y 2021) en comparación con el promedio de los tres años anteriores (unos 7.458 km² entre 2016 y 2018).

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.