Los principales patrocinadores de la COP26 producen 350 millones de toneladas de CO2

Las 11 empresas seleccionadas como los “principales socios” de la COP26 causaron más contaminación de gases de efecto invernadero a nivel mundial que la producida en todo Reino Unido durante 2020.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Ferret. Esta historia forma parte de una serie que esta cooperativa escocesa de periodismo de investigación está publicando con motivo de la COP26. Las investigaciones han sido apoyadas por la Fundación Europea del Clima, que no se hace responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida o expresada en ella.

Según el análisis publicado por la cooperativa de periodismo de investigación escocesa The Ferret, las 11 empresas seleccionadas como los “principales socios” de la cumbre climática de Glasgow, la COP26, produjeron una huella de carbono de casi 350 millones de toneladas de CO2 en 2020.

Las 11 compañías que forman la lista son: la multinacional energética escocesa SSE, ScottishPower, Sky, Sainsbury’s, Unilever, NatWest, National Grid, Microsoft, Hitachi, Reckitt y GlaxoSmithKline. 

Según las cifras provisionales oficiales, las emisiones totales producidas dentro de Reino Unido el pasado año ascendieron a 326,1 millones de toneladas. Las emisiones de estas empresas también fueron más altas que las producidas en otras naciones relevantes de Europa occidental, como Francia, España o Italia. 

Los activistas medioambientales han calificado este impacto climático producido por los principales socios de la cumbre climática como “asombroso“. “La COP26 no debería tratarse de que las grandes empresas tengan una oportunidad de marketing para aparentar credenciales ecológicas mientras, en la realidad, hacen muy poco”, argumentan. 

Por otro lado, los colaboradores de la COP26 señalan que todos ellos ya estaban suscritos a objetivos “ambiciosos“ para reducir las emisiones. Subrayan también las “reducciones considerables“ que, a su juicio, ya habían logrado.
Asimismo, explican que algunas de estas emisiones podrían contabilizarse por duplicado, ya que las emisiones directas e indirectas de las empresas podrían superponerse.

El análisis revelado por The Ferret examina los informes anuales de sostenibilidad de estos 11 colaboradores principales, que dividen sus emisiones en tres categorías.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. No se puede dejar la lucha climática a la voluntad de los mercados y de los intereses fósiles.
    Artículo 6, artículo 4 y pérdidas y daños: los puntos calientes de la COP26
    De todos los temas que se van a tratar en la próxima Cumbre del Clima, Ecologistas en Acción pone el acento en el artículo 6. Dicho artículo define varios mecanismos para el intercambio de los llamados ‘créditos de carbono’. Fueron creados bajo el protocolo de Kioto y definen medidas de mercado y de no mercado para que las empresas que han excedido sus derechos de emisión puedan comprar a terceros países derechos sobrantes de sus empresas, o realizar proyectos para la reducción de emisiones o para la mejora de los sumideros.
    Unos mecanismos que en el pasado han provocado la vulneración de derechos de numerosas comunidades, por lo que es fundamental que en cualquiera de las redacciones de este artículo se incluyan menciones específicas a la protección de los Derechos Humanos frente a los intereses del mercado y de algunos países.
    Por ello, el no desarrollo de este artículo sería una buena noticia ya que su aprobación podría suponer una ventana abierta a que muchas empresas evitasen abordar las reducciones requeridas, además de que podrían suponer financiar proyectos que vulnerasen o dificultasen el pleno cumplimiento de derechos básicos a muchas comunidades.
    Para garantizar una plena integridad ambiental hay que cerrar un conjunto de medidas que eviten las fugas de carbono y las dobles contabilidades, además de eliminar los mecanismos de flexibilidad que permiten reducir los objetivos insuficientes de los países.
    https://www.ecologistasenaccion.org/182294/de-madrid-a-glasgow-el-tiempo-se-agota/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.