¿Ha llegado, por fin, la hora de dar prioridad a la bicicleta?

Ciudades y países apuestan por la bici como principal medio de transporte para mantener el distanciamiento social. España también quiere aspirar a ello, pero ¿está preparada?

Para acudir al trabajo durante el estado de alarma «es preferible» hacerlo andando, en vehículo privado o «en bicicleta». La recomendación la hacía el ministro de Sanidad Salvador Illa la semana pasada tras el consejo de ministros extraordinario. Un pequeño guiño -obviando lo del coche privado- a la movilidad al que se ha sumado este miércoles la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico Teresa Ribera: «Me parece una idea buenísima y una gran oportunidad en el marco de una movilidad distinta», escribía en Twitter como respuesta a la decisión de Francia de estudiar medidas para implementar la bicicleta como el principal de medio de transporte una vez acabe el confinamiento.

Estas palabras contrastan con la realidad a la que se han enfrentado diferentes ciclistas. En las últimas semanas, son varias las personas que han denunciado a través de las redes sociales que las fuerzas y cuerpos de seguridad les han advertido, cuando no multado, por ir en bicicleta al trabajo, a pesar de estar permitido. «Se debe decir claramente que la bici tiene que estar al mismo nivel que los vehículos motorizados. Ahora mismo no lo está, es como un sucedáneo, como si se le hiciera un favor a los ciclistas que quieran ir en bici», explica a Climática Giuseppe Grezzi, coordinador general del área de Movilidad Sostenible y Espacio Público del Ayuntamiento de Valencia, una de las ciudades, junto a Barcelona y Sevilla, donde se ha hecho una apuesta decidida por este modelo de movilidad

Situaciones como estas, de cuestionar el uso de la bici como medio de transporte, son fruto de años de inacción por parte del Estado y las corporaciones municipales en esta materia. A esto, se le suma una falta de cultura por la bicicleta en España, vista más como una herramienta para hacer deporte que como la mejor opción, junto a caminar, para el medio ambiente.

Seguir el modelo de otros países

«Tenemos un retraso en comparación con otros países. En algunas ciudades hemos tomado la delantera, pero otras también han sido muy rezagadas», cuenta Grezzi, poniendo como un mal ejemplo a Madrid: «Con la excusa de que es una gran metrópoli, es difícil impulsar la bici». Y menciona otras ciudades que sí están avanzando en una movilidad sostenible: Londres, Ámsterdam, Utrecht, Copenhague, París o Nueva York, entre otras.

Al igual que en Barcelona y otras ciudades del país, en la capital española el servicio de alquiler público de bicicletas, BiciMAD, está suspendido. Así lo decidió hace justo un mes el alcalde Martínez-Almeida como medida para evitar la propagación de coronavirus. No obstante, desde la corporación municipal aseguran a Climática que se está planteando reanudar el servicio, aunque sin aportar una fecha concreta. Además, afirman que también está prevista la construcción de más carriles bicis. En este aspecto, la ciudad apenas a avanzado en los últimos años, aun contando en la anterior legislatura con un gobierno con tendencias ecologistas.

En este sentido, Giuseppe Grezzi, que también es presidente de la Empresa Municipal de Transportes de Valencia, apunta a que «es necesario pasar de las palabras a los hechos. Tenemos un cambio de modelo de movilidad que es urgente poner en marcha, y es inaplazable».

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

COMENTARIOS

  1. Estoy harto de que se gaste el dinero en hacer carriles bici en ciudad, que sólo sirven para justificar su exclusión del tráfico, en vez de hacer parkings vigilados y adecuados en nodos de comunicación, siendo esto último mucho más barato y mucho más útil para quitar tráfico de coches (sobretodo proveniente de áreas metropolitanas). El punto de partida es devolver a todos el espacio usurpado por el coche, y recuperar la salud que nos roban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.