Banco Santander ha duplicado su inversión en los combustibles fósiles en los últimos dos años

Desde la firma del Acuerdo de París, el Santander y BBVA han financiado con 56.387 millones de dólares a las empresas de carbón, petróleo y gas, según el informe 'Banking on Climate Chaos 2021'.

Frente a las promesas, los datos. A pesar de que Banco Santander y BBVA han publicado en los últimos meses sus planes y estrategias para combatir el cambio climático, sus propuestas distan mucho de lo realmente necesario: dejar de financiar a las empresas que dañan directamente el clima. Desde que se firmó el Acuerdo de París, en 2016, ambas entidades han invertido 56.387 millones de dólares en combustibles fósiles: 34.036 millones el Santander y 22.351 millones el BBVA.

Aun con la pandemia y una recesión económica mundial, en 2020 el banco presidido por Ana Botín destinó 9.678 millones de dólares a financiar a los principales responsables del calentamiento global de la atmósfera. Esto supone un incremento de casi el 17% respecto a 2019 y del 102% en comparación a 2018. En cuanto al BBVA, la cantidad de dinero invertida en el último año ascendió a 4.871 millones de dólares, la cifra más alta en los últimos cinco años.

Tanto el Banco Santander como BBVA figuran entre la lista de los principales financiadores de empresas de petróleo y gas en alta mar y en el Ártico, de fracking, de importación y exportación de gas natural licuado, y de minas de carbón. En prácticamente todos estos ámbitos, han elevado sus inversiones en el último año.

En el apartado dedicado a resumir todas las políticas en los diferentes campos de inversión, Banco Santander y BBVA salen bien parados al ocupar la octava y novena posición, respectivamente. No obstante, «incluso los bancos que encabezan esta tabla tienen todavía un largo camino que recorrer para alinear realmente sus políticas con los objetivos del Acuerdo de París», resalta el informe. En el listado de políticas relacionadas con el petróleo y el gas, si bien el Santander ocupa la segunda posición, obtiene una puntuación de solo 18,5 sobre 120.

Banco Santander no ha querido hacer ningún comentario sobre el contenido del informe. En cuanto a BBVA, aseguran que figuran «en posiciones muy bajas», y «precisamente por ello, cualquier movimiento supone porcentajes de variación altos». Defienden que «habría que medir el movimiento en absoluto, no en relativo», porque de hacerlo «un 4,1% de crecimiento en cinco años es un crecimiento prácticamente plano». Asimismo, insisten en que junto a su reciente anuncio de dejar de financiar empresas del carbón en 2030, a lo largo de 2021 implementarán «planes y objetivos para acompañar la descarbonización de sus clientes en todos los sectores intensivos en emisiones de CO2».

Estos datos forman parte del informe Banking on Climate Chaos 2021, publicado cada año por las organizaciones internacionales Rainforest Action Network, BankTrack, Indigenous Environmental Network, Oil Change International, Reclaim Finance y Sierra Club y respaldado por más de 300 organizaciones de 50 países.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. ¿Y que otra cosa se puede esperar de estos tiburones?; pero ¿quienes son más culpables, éllos, o quienes les mantienen generosamente confiándoles sus ahorros y finanzas?
    La mayor responsabilidad del caos mundial la tenemos el consumidor, irresponsable e inconsciente. Nosotros tenemos la llave del cambio, pero es fatigoso pensar. es fatigoso comprometerse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.