El primer borrador de la COP26 sigue retrasando la acción necesaria y la justicia climática

La presidencia de la COP26, en manos de Reino Unido, ha publicado durante la madrugada un texto preliminar fruto de las negociaciones entre países. Las mayores novedades son obviedades y se siguen sin establecer planes concretos para la mitigación ni para la financiación de los países en desarrollo.

Habemus primer borrador oficial de la COP26. Esta madrugada, con nocturnidad y alevosía, la presidencia de la cumbre del clima, a cargo de Reino Unido, ha publicado el texto de decisión. Sobre él, ahora, deberán opinar y trabajar los gobiernos hasta llegar a un acuerdo definitivo.

A pesar de los múltiples efectos y desastres que ya ocurren por la crisis climática, y de los diversos análisis que apuntan a un calentamiento cercano a los 3 ºC, el documento difundido deja para el año que viene la tarea de que las naciones establezcan objetivos más fuertes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de cara a 2030. Esto tiene un nombre: retardismo.

Una de las grandes novedades del borrador es, sorprendentemente, la referencia al carbón y a los combustibles fósiles, términos que ni siquiera menciona el Acuerdo de París. En concreto, el texto de la COP26 hecho público hoy insta a los países a «acelerar la eliminación del carbón y de las subvenciones a los combustibles fósiles». Sin embargo, no se alude de forma explícita ni al gas ni al petróleo, los otros grandes responsables del calentamiento de la atmósfera.

El texto de siete páginas reconoce –tal y como se viene repitiendo durante años– que «los impactos del cambio climático serán mucho menores con un aumento de la temperatura de 1,5 °C en comparación con un aumento de 2 °C». Por ello, apela a «proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C, reconociendo que esto requiere una acción significativa y eficaz por parte de todas las Partes en esta década crítica». Asimismo, el borrador señala, «con gran preocupación», el hecho de que las emisiones mundiales van camino de aumentar un 13,7% para finales de la década.

Es por eso que el borrador insta a los países que aún no han presentado contribuciones nacionales –conocidas como NDC, es decir, los planes climáticos– nuevas o actualizadas a que lo hagan de forma urgente, «antes de la COP27 (prevista para noviembre de 2022)». Además, se hace un llamamiento a celebrar una cumbre de alto nivel previa a la próxima COP para elevar la ambición. Otro ejemplo, por tanto, de dejadez en cuanto a acción climática: las NDC mejoradas deberían haberse presentado a finales de 2020.

La financiación sigue estancada en la COP26

La presidencia de la COP26 pide a los países desarrollados a que «al menos dupliquen» la financiación para ayudar a los llamados países en desarrollo. Hasta ahora, este punto sigue encallado en unas promesas de dinero que no terminan de materializarse –ni para adaptarse ni para mitigar el cambio climático, pero tampoco para hacer frente a los daños y pérdidas por eventos extremos que ya ocurren–. Por ejemplo, se prometieron 100.000 millones de dólares al año a partir de 2020 y esto no se la logrado.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. Bayer-Monsanto está jugando sucio para mantener en el mercado europeo su herbicida tóxico, el glifosato.
    El pesticida que está acabando con las abejas.
    Los grupos de presión de Bayer-Monsanto están bombardeando al conjunto de líderes de la Unión Europea con estudios sesgados.
    Bayer-Monsanto está haciendo todo lo posible para seguir comercializando el glifosato después de 2022, aun sabiendo que se trata de una sustancia tóxica. Para evitar la prohibición, están utilizando estudios sesgados y financiados por la propia industria que afirman que el glifosato «es seguro» a pesar de que otros estudios, independientes, confirman que es un peligro para la humanidad y el medio ambiente.
    El presidente francés, Emmanuel Macron, ha declarado que, cuando asuma un puesto tan influyente como la presidencia de la UE en tan solo unas semanas, abogará por «un plan de aceleración que acabe con el uso de los pesticidas».Con las elecciones presidenciales francesas a la vuelta de la esquina, Macron se verá aún más presionado a cumplir sus promesas.
    Pide a Macron que prohiba el glifosato.
    https://act.wemove.eu/campaigns/prohibir-glifosato-europa?utm_source=civimail-41286&utm_medium=email&utm_campaign=20211108_ES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.