Las emisiones son hoy un 4% más altas que cuando se firmó el Acuerdo de París

El informe de Presupuesto Global de Carbono revela que las emisiones siguen creciendo. Las políticas actuales siguen siendo insuficientes, y las tecnologías limpias no consiguen desplazar a la quema de combustibles fósiles.

Comparte

Las emisiones de origen fósil volvieron a crecer en 2019. El Presupuesto Global de Carbono, publicado este miércoles 4 de diciembre por personas científicas de las universidades de Exeter, East Anglia y el Global Carbon Project, revela que el ritmo al que vertimos gases de efecto invernadero a la atmósfera creció un 0,6% en 2019. Las emisiones evaluadas incluyen las procedentes del sector energético, la industria y el cemento.

Si bien es cierto que la cifra sigue siendo expansiva, los autores advierten de que se encuentra dentro de los límites del margen de error y podría acabar por caer en territorio negativo una vez se cuenten con datos más concretos. El ritmo de crecimiento de emisiones se ha reducido con respecto a 2018 (2,1%) y 2017 (1,5%). Y aún así, hoy emitimos gases de efecto invernadero un 4% más rápido que en 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París.

“La ciencia no deja lugar a dudas. Las emisiones de CO2 tienen que reducirse hasta el cero neto a nivel global para evitar que el planeta siga calentándose de manera significativa”, afirmó el profesor Pierre Friedlingstein, profesor de la Universidad de Exeter y uno de los autores principales del estudio.

El aumento de las emisiones, si finalmente se confirma, sería una más en la lista de malas noticias de las últimas semanas. Tras los datos de concentración de gases de efecto invernadero y el informe de brecha de emisiones llega otra advertencia de parte de las personas expertas: las políticas actuales son insuficientes para reducir la tendencia al alza de las emisiones. 

“Las actuales políticas climáticas y energéticas son demasiado débiles como para revertir las tendencias de emisiones globales”, declaró la científica Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia, que también contribuyó al estudio.

Le Quéré reconoció el éxito relativo de estas políticas en cuanto a la implementación de tecnologías bajas en carbono, como plantas solares o eólicas o los coches eléctricos. No obstante, matizó que, a menudo, estas tecnologías “suponen un ascenso de la demanda de energía en lugar de desplazar a las que emiten CO2”. Esto es así especialmente en países en los que la demanda de energía se sitúa al alza, explicó la científica. Para resolver el problema, Le Quéré pidió “políticas más fuertes diseñadas para eliminar el uso de combustibles fósiles”.

El gas no es transición

El informe supone un varapalo a los argumentos que proponen el gas natural como combustible de transición, ya que señala directamente a este combustible, así como al petróleo, como principales causantes del aumento en el ritmo de emisiones. La ralentización se produjo debido a un “inesperado” declive en el uso del carbón como fuente de energía. Sin embargo, el fuerte repunte del petróleo y el gas ha eclipsado esa bajada.

“Comparado con el carbón, el gas natural es un combustible fósil más limpio, pero el uso descontrolado de ese combustible simplemente cocina el planeta un poco más lento”, afirmó Glen Peters, director de investigación de CICERO y uno de los autores principales del informe. Peters indicó que el consumo de gas debe ser reducido rápidamente para seguir con posibilidades de cumplir cualquier “objetivo climático ambicioso”. Esto es cierto en la Unión Europea, donde se ha dado un descenso del 1,7% en las emisiones que hubiera sido mucho mayor sin el uso de gas natural. Lo mismo ocurre en Estados Unidos.

China e India son los países que, en términos absolutos, más contribuyen al crecimiento de las emisiones. El uso de carbón en China sigue creciendo, aunque de forma menos pronunciada de lo esperada por la desaceleración económica de este año. “China quema la mitad del carbón que se usa en todo el mundo, y parece ser que el carbón seguirá siendo la principal fuente tanto de energía como de CO2 en China por muchos años”, explicó Jan Ivar Korsbakken, investigador de CICERO y uno de los autores del informe.

La quema de combustibles fósiles es la principal causa de emisiones de gases de efecto invernadero, que al acumularse en la atmósfera causan el calentamiento global y la crisis climática. No existe ningún modelo científico contrastado que prevea evitar las peores consecuencias del cambio climático sin dejar de consumir carbón, gas y petróleo.

Además de los combustibles fósiles, el estudio muestra una preocupación creciente acerca del CO2 que liberan los incendios forestales, con especial mención a los ocurridos este año en Brasil e Indonesia. 

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios
ArroyoClaro

CARTA ABIERTA A L@S JOVENES.
L@s jóvenes sois la clave del cambio, la fuerza imprescindible para decantar la balanza hacia el lado de la vida, la esperanza para salvar el clima…

¿40 años y 24 COP no son suficientes?
La 1ª Conferencia Mundial sobre el Clima se celebró en 1979 en Ginebra, después han habido 24 COP organizadas por la ONU al más alto nivel y entre ellas se han intercalado infinidad de simposios y congresos. La gráfica del CO2, el principal gas de efecto invernadero, muestra claramente de qué han servido tantísimas reuniones y medidas tan especulativas como el mercado de derechos de emisiones…
Sabemos perfectamente cuáles son las causas del calentamiento y conocemos bien las soluciones pero, después de 40 años de marear la perdiz, todavía no se aplican. En consecuencia hemos superado las 415 ppm (la concentración normal antes de la revolución industrial era de 280), la temperatura media ha subido ya 1’1 ºC y cada vez estamos peor, con más olas de calor, sequías, lluvias torrenciales, inundaciones, plagas, etc. Además hemos desembocado en la emergencia climática porque la fusión de los hielos de Groenlandia, del Ártico, de la tundra y otros puede provocar una retroalimentación1 que dispare las temperaturas de una forma irreversible.

También sabemos que los acuerdos no avanzan porque los gobiernos son cómplices o no se atreven a enfrentarse a los intereses codiciosos, antiecológicos y cortoplacistas de las grandes petroleras, carboneras, gasistas, automovilísticas, eléctricas, etc., que recaudan billones de $ cada año (más que la mayoría de gobiernos), financian lobbys negacionistas que vuelven a crecer con el auge de la extrema derecha y mediante su omnipresente publicidad manipulan y engañan a la opinión pública.
Por nuestra parte, l@s ecologistas hemos luchado por el clima, pero siempre en minoría y no hemos podido siquiera frenar el calentamiento. Sólo ahora, con la movilización de l@s jóvenes, las cosas pueden empezar a cambiar porque sin tener la culpa de nada l@s jóvenes sois quienes más vais a sufrir las consecuencias durante las próximas décadas, cuando estallen todos los problemas con la mayor violencia.
Y no queda mucho tiempo ya, los científicos calculan que sólo disponemos de otros 10 años para limitar la subida de temperaturas a 1’5 ºC, reduciendo las emisiones de CO2 un 7’6 % cada año.
Pero no podemos ni debemos esperar a que las soluciones vengan desde arriba, porque es dudoso y porque ya hemos perdido 40 años, durante los cuales podía haberse resuelto mucho más fácilmente el problema, ahora tenemos que aplicar dichas soluciones…
https://www.ecologistasenaccion.org/132023/carta-abierta-a-ls-jovenes/

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.