¿Por qué está subiendo el precio del gas?

Los investigadores Alfons Pérez y Josep Nualart, del Observatori del Deute en la Globalització (ODG), analizan las claves en torno al precio alcista del gas.

Si ya estáis pensando en encender la calefacción o si os gusta cocinar caldo y legumbres, aunque sea a fuego lento, este artículo os interesa. El gas va a ser el protagonista del invierno. A los sobresaltos de los récords históricos de la electricidad ahora habrá que sumarle los del precio del gas, que conllevarán, a su vez, nuevos récords en la electricidad.

Sobre el precio de la luz se han escrito cantidad de artículos, pero sobre el gas aún queda mucho de lo qué hablar. El objetivo del presente texto es acercar algunas de las claves del contexto alcista de los precios del gas porque, desgraciadamente, irán a más.

Qué nos cuentan y qué no sobre la subida del precio del gas

La mayoría de argumentos sobre el aumento del precio del gas se centran en una combinación entre una fuerte recuperación económica, un pasado invierno más frío -sobre todo en Asia-, y la consecuente reducción del almacenamiento de gas. Además, las olas de calor de los pasados meses han provocado un mayor uso de los aires acondicionados y la demanda eléctrica, en un momento de caída de la generación eólica, ha sido cubierta por gas.

Son menos las voces que apuntan a los hechos estructurales y físicos. Como señala Antonio Turiel en su blog The Oil Crash, ha habido una reducción del suministro de gas por parte de los máximos proveedores europeos, Rusia y Argelia. Los dos países están en su pico de extracción. Argelia, por ejemplo, tiene serios problemas para seguir exportándolo por el agotamiento de las reservas y por el aumento del consumo interno (más del 90% de su electricidad se genera a través de centrales térmicas de gas). En 2015, la empresa francesa TOTAL intentó llevar a cabo operaciones de extracción por fracking pero fueron frustradas por las protestas populares en todo el país que denunciaban el neocolonialismo energético.

Por tanto, la subida del precio del gas tiene motivo físico: el progresivo e irreversible agotamiento del propio recurso.

Los efectos del mercado I: ¿cómo se compra el gas?

A pesar del agotamiento de las reservas, el gas se sigue comprando y vendiendo a nivel internacional. En el caso del Estado español, prácticamente el 100% del gas es importado de Argelia, Nigeria, Catar, Noruega y Trinidad y Tobago. Su compra tiene mucho que ver con las relaciones entre empresas comercializadoras y empresas de extracción. 

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. A XUNTA RECUA ANTE NATURGY.
    Ecologistas en Acción denuncian que Aguas de Galicia impone una sanción ridícula a Naturgy a pesar de haber demostrado un incumplimiento sistemático del caudal ecológico en la presa de Ponte Inferno (río Verdugo) y que esta empresa energética está haciendo una apropiación indebida de una concesión hidroeléctrica vencida.
    La organización ambiental denuncia la arbitrariedad de estimar el daño causado por la irresponsabilidad ecológica de Naturgy. Una estimación que Aguas de Galicia no respalda con ningún informe. Para E.en A. el delito ecológico cometido por Naturgy en el río Verdugo debe ser catalogado como infracción grave según el Reglamento del dominio público hidráulico.
    El Reglamento de Planificación Hidrológica define caudal ecológico como “el caudal que contribuye a lograr un buen estado o buen potencial ecológico en ríos o aguas de transición y mantiene, como mínimo, la vida de peces que habitaría o podría habitar naturalmente el río, así como su vegetación de ribera ”.
    Ecologistas en Acción lamenta la debilidad de la Xunta ante Naturgy. Tras escuchar a la Xunta de Galicia anunciar sanciones ejemplares en los embalses bajo jurisdicción del estado central por incumplimiento del caudal ecológico, resulta que Aguas de Galicia se encoge frente a Natrugy. Señalan que no solo se califica la infracción como menor sino que solo se ha aplicado un tercio de la pena máxima de 30.000 €.
    La organización ambiental recuerda que además del incumplimiento sistemático del caudal ecológico tanto líquido como sólido hay que tener en cuenta el agravante de que Naturgy ha estado explotando ilegalmente el aprovechamiento hidroeléctrico de Ponte Inferno con una concesión vencida. Por eso se quejan de que la multa debería haber sido ejemplar y no ridícula frente a los millones de euros que la empresa extrae de esta explotación ilegal y prácticas irresponsables.
    E. en Acción pide sanciones ejemplares para acabar con las malas prácticas del oligopolio hidroeléctrico y en el caso específico del uso hidroeléctrico llamar al cumplimiento de la ley y declarar extinta la concesión sin que ésta exima a Naturgy de implementar las mejoras impuestas por la Administración y ratificadas por el órgano judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.