Manual de incertidumbre climática

Esta semana se ha presentado la versión en español del ‘Manual de la incertidumbre’, una guía gratuita para comunicar la ciencia del cambio climático.

Comparte

No hay vuelta atrás. La cuerda está más tensa que nunca. Las huelgas por el clima impulsadas por jóvenes de todo el mundo están sirviendo para que la clase política, tanto a nivel local, estatal como internacional, tome partido para colocar la crisis climática en la agenda. No obstante, aunque haya sido en los últimos meses y años cuando las calles y las instituciones oficiales se han impregnado de verde, la comunidad científica lleva décadas avisando de este fenómeno, aunque con un seguimiento minoritario.

Esta semana, se celebra el 40 aniversario del inicio del consenso científico sobre el cambio climático. Fue en 1979, cuando un grupo de especialistas dieron forma al informe Charney, el primer documento que reconocía la relación entre el cambio climático y las emisiones de CO2. Cuatro décadas más tarde, aún hay quien se resiste a aceptar, ya sea por desconocimiento o por propio interés, la influencia del ser humano en la crisis climática que vivimos.

Precisamente, también esta semana se ha presentado la versión en español del ‘Manual de la incertidumbre’, una guía gratuita dirigida a profesionales que comunican la ciencia del cambio climático. Fue publicada originalmente en inglés en 2016 de la mano de Climate Outreach, organización europea de comunicadores sobre cambio climático.

Los responsables de la traducción han sido los investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) David Vieites y Salvador Herrando-Pérez. Un documento basado en entrevistas con 11 profesionales y que aúna los resultados de investigaciones transversales a las ciencias de la comunicación, la psicología y las ciencias ambientales para, a través de 12 consejos prácticos, poder explicar a todas las audiencias el estado del clima de la Tierra.

La dificultad de comunicar

Si de algo ha pecado la ciencia climática ha sido de “no incorporar comunicadores profesionales que sepan traducir el lenguaje científico al de la calle”, explica Vieites a Climática. Una máxima repetida por colegas de la comunidad científica, que echan en falta una mayor formación en aspectos de divulgación y comunicación durante la carrera.

A pesar de, como recuerda el manual, «virtualmente toda la literatura científica confirma la idea de que los seres humanos están causando el cambio climático”, todavía sigue habiendo reticencia en aceptar esta realidad. En este sentido, explica David Vieites, “la comunidad científica está haciendo un esfuerzo considerable en divulgar, y quizás le vendría bien a la gente formarse mejor en técnicas de divulgación y comunicación, y en parte es lo que este manual aporta”.

Una guía que apela directamente a la incertidumbre -«amiga de la ciencia y enemiga de la inacción»- a la que se enfrenta la comunidad científica. Un rasgo del cambio climático que, además, “nunca va a desaparecer”, y que el propio David Vieites lo cuenta a través del ejemplo de los fumadores: “Sabemos que los que fuman tienen una probabilidad del 80% de desarrollar un cáncer de pulmón a lo largo de su vida, y todo el mundo sabe que si deja de fumar su esperanza de vida mejora”, del mismo modo que “hay una probabilidad del 97% de que existe un calentamiento global del planeta debido a la acción del hombre, en gran medida por las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no hacemos mucho al respecto”.

Aun así, cuestionado sobre si la incertidumbre es la responsable principal de la brecha entre sociedad y consenso climático, Vieites prefiere achacarlo a que “mucha gente” tiene la sensación de que “no les afecta tanto”. Sin embargo, “hemos llegado a un punto en el que es un problema de supervivencia global”, afirma.

Normalización de lo anormal

Las sucesivas olas de calor están dejando récords históricos en varias ciudades europeas y en el propio continente. Es la constatación, en el presente, en el hoy, de que algo no va bien. Sucesos, ya sean temperaturas extremas, sequías, incendios, o catástrofes naturales cada vez más intensos y, sobre todo, frecuentes. Y ahí reside el peligro: lo que debería ser alarmante se está percibiendo como rutinario, dejando de importar a la gente.

Para contrarrestar esta tendencia, es clave en la divulgación “transmitir el cambio climático como una realidad social” y no hacer tanto uso de conceptos y gráficos complejos. Una forma, cuenta David Vieites, es planteando “ejemplos cercanos que permita a la gente comprender mejor a qué nos enfrentamos y qué pueden hacer”.

Asimismo, el documento que se ha encargado de traducir aconseja hacer un tratamiento positivo de la incertidumbre para inspirar esperanza frente a una perspectiva negativa que de lugar a la desmotivación y la parálisis de la ciudadanía a la hora de adoptar medidas.

Finalmente, otro aspecto importante es tener en cuenta el tipo de receptor. ¿Es la lucha climática exclusivamente de la izquierda? “Los datos científicos no son políticos, otra cosa es lo que haga la gente con ellos”, asegura Vieites. Para él, “es curioso que desde la derecha se perciba el tema ambiental y ecologismo como de izquierdas porque suele afectar a la industria y poderes fácticos”. No obstante, “una persona conservadora y de derechas suele valorar el medio rural, la naturaleza donde se pueda cazar, la agricultura y ganadería y los valores tradicionales”, por lo que “debería querer que ese medio se conserve frente a cambios globales”.

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.