Las plagas de langostas se ceban con el este de África

Decenas de millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria, al tiempo que la plaga de insectos amenaza a Uganda, Tanzania y Sudán del Sur.

Comparte

África oriental se enfrenta a una plaga bíblica. Las langostas que asolan desde el pasado mes de enero las cosechas y la vegetación de Kenia, Somalia y Etopía, han llegado esta semana a Uganda y Tanzania. Esta es la mayor plaga de langostas de los últimos 70 años en Kenia, y la mayor en al menos un cuarto de siglo en Somalia y Etiopía. Los insectos también han afectado a zonas de Yemen, Pakistán e India.

La plaga está directamente relacionada con el cambio climático. Las condiciones anormalmente calurosas y húmedas favorecen la reproducción de las langostas. Las plagas llegan a África desde los desiertos de la Península Arábica, donde las inusuales lluvias relacionadas con los ciclones han creado condiciones favorables para los huevos de las langostas. Este tipo de condiciones serán más habituales de ahora en adelante, según personas expertas.

Máquinas de devorar

En declaraciones a la agencia AP, Keith Cressman, especialista en langostas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en sus siglas en inglés), afirmó que un enjambre de tamaño medio puede devorar en un día la misma cantidad de comida que la población de Kenia (unos 50 millones de personas). Tales enjambres pueden medir hasta 2.400 kilómetros cuadrados. Cressman también advirtió de que la organización espera que los insectos crucen «cualquier día» la frontera de Sudán del Sur, donde varios millones de personas se enfrentan a la hambruna tras la guerra civil.

En este momento, 10 millones de personas en las zonas afectadas por las langostas están en situación de inseguridad alimentaria, según la ONU. Otros 20 millones están en peligro de pasar a engrosar esa lista. Las Naciones Unidas han cifrado en 76 millones de dólares el coste de la asistencia de emergencia. Sin embargo, la Organización solo cuenta, por ahora, con unos 20 millones. Según, AP, los Estados Unidos han donado 800.000 dólares, y la UE ha aportado un millón más. Estas aportaciones han sido tildadas de insuficiente por la ONU.

La única manera de controlar la plaga es rociando pesticida desde el aire sobre sus zonas de reproducción. Sin embargo, la inestabilidad política de algunos de los países afectados impide estas actuaciones. Una de las mayores zonas de reproducción detectadas, según la agencia AP, se sitúa en la región somalí de Puntlandia. Esta es una zona controlada por el grupo terrorista al-Shabab, relacionado con al-Qaeda, lo que hace imposible la actuación.

Hambruna en el Sur de África

Las langostas no son la única amenaza climática inminente para el continente africano. Este jueves, las organizaciones humanitarias Oxfam, CARE, Plan International y World Vision han advertido de la hambruna que sufren otros 14,4 millones de personas en el Sur de África. Las ONG apuntan directamente a la crisis climática como causante de la situación de emergencia.

La sequía más larga desde 1981, inundaciones en algunas zonas y el aumento de temperaturas están afectando gravemente a las cosechas de la zona, disparando el precio de los alimentos. Los países más afectados son Zimbabue, Zambia, Mozambique y Malaui.

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.