El IPCC insta a repensar nuestra alimentación para combatir la crisis climática

Como cada día, en Climática te traemos las cinco noticias sobre las causas y consecuencias del cambio climático que no puedes perderte esta mañana.

Reducir el consumo de carne y priorizar los alimentos de origen vegetal, como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras. Es el mensaje que lanza el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el panel internacional de especialistas que asesora a la ONU, en su informe presentado este jueves. “Algunas dietas requieren más agua y más tierra, y causan más emisiones de gases que aumentan el calentamiento global», explica Debra Roberts, una de las científicas que ha coordinado el estudio.

En un contexto en el que la crisis climática está más presente que nunca -tanto a nivel social como de impactos-, urge buscar las soluciones necesarias para frenar sus consecuencias, muchas de ellas ya inevitables. No basta con una transición del modelo energético hacia energías más limpias, ni dejar de usar los coches en pro del transporte público. Es el momento de acometer cambios más profundos, como insta el informe.

En el documento, titulado El cambio climático y la tierra, han colaborado 107 especialistas de 52 países, entre ellos tres de España, y ha sido debatido durante toda esta semana en Ginebra (Suiza) para acabar siendo aprobado por 195 países.

Entre las principales conclusiones del trabajo, destaca cómo el clima está afectando gravemente a la disponibilidad, acceso, nutrición y estabilidad de los alimentos. Para ello, el IPCC insta a conseguir un equilibro entre el sector primario y el uso de las tierras, así como la adopción de hábitos alimenticios más sostenible. Según el informe, un 23% de todos los gases de efecto invernadero que produce el ser humano tienen como origen la agricultura, la silvicultura y el uso de la tierra, un porcentaje que alcanza el 37% si se tiene en cuenta aquellas emisiones asociadas a la producción mundial de alimentos.

Asimismo, el informe especial destaca que actualmente alrededor de un tercio de la comida se pierde o se desperdicia, lo que contribuye en torno a un 10% al cambio climático. Por ello, revertir esta situación, avisan, ayudaría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuiría a la seguridad alimentaria. «Las políticas que apoyan la gestión sostenible de la tierra aseguran el suministro de alimentos para personas vulnerables y mantienen el carbono en el suelo, mientras reducen las emisiones de gases de efecto invernadero”, comenta Eduardo Calvo, coautor del informe.

«La tierra que ya se está cultivando podría alimentar a la población en un contexto de cambio climático y ser una fuente de biomasa que proporcione energía renovable, pero se deben adoptar iniciativas tempranas de gran alcance que incidan simultáneamente en diversos ámbitos», asegura Hans-Otto Pörtner, copresidente del Grupo de Trabajo II del IPCC, quien sostiene que «ello también permitiría velar por la conservación y restauración de los ecosistemas y la biodiversidad».

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. Es IRRESPONSABLE que el IPCC presione a los ciudadanos para cambiar el curso del Calentamiento Global modificando las conductas alimenticias enfatizando la ingesta de carne ( por su demanda de gran cantidad de espacio y ser emisores del gas metano), pero sabemos que los principales responsables son las empresas corporativas, principalmente del norte global que son responsables de las mayores emisiones históricas y presentes, para que sigan con su mirada cortoplacista mientras extienden el tiempo para seguir obteniendo beneficios postergando las decisiones al futuro aún cuando la situación se precariza cada día más, haciendo las cosas como siempre, es un error presionar solamente a la ciudadanía, si bien es cierto se requieren realizar cambios fundamentales a nuestra sociedades, esa responsabilidad nos corresponde a todos: ciudadanos, estados y corporaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.