La crisis climática pasa por el Mediterráneo: se calienta un 20% más rápido que la media mundial

Esta situación pone en riesgo a 500 millones de personas de la cuenca mediterránea, uno de los principales focos de cambio climático y medioambiental.

Comparte

Desde la época preindustrial (1880-1899), la región mediterránea se ha calentado en torno a 1,5°C , un 20% más rápido que la media mundial. Pero puede ser peor si no se llevan a cabo medidas de mitigación efectivas y urgentes para reducir los gases de efecto invernadero que calientan el planeta: la temperatura regional aumentará 2,2°C para 2040, pudiendo alcanzar para 2100 los casi 4ºC en algunas subregiones. Una situación que pone en riesgo a 500 millones de personas que viven en la cuenca mediterránea, uno de los principales focos de cambio climático y medioambiental.

Esta es una de las primeras conclusiones del informe Riesgos asociados al cambio climático y los cambios medioambientales en la región mediterránea, presentado hoy en Barcelona durante  el 4º Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo. Este informe pionero e innovador, catalogado por los responsables como la mayor evaluación científica sobre el cambio climático y medioambiental a nivel regional en el Mediterráneo, se lleva preparando desde 2015 con la colaboración de una red de 80 especialistas en la materia.

La enorme subida de las temperaturas a la que hace referencia el estudio es sinónimo de olas de calor más significativas y duraderas. La Tierra no para de acumular, mes a mes, temperaturas récord. Sin ir más lejos, junio y julio de este año fueron los meses más calurosos de la historia. Por su parte, agosto igualó los registros de 2016. El último septiembre alcanzó 0,57ºC más del promedio recogido entre 1981 y 2010, según la Agencia Europea Copernicus. Como concluían hace poco en su estudio Cristina Linares y Julio Díaz, el no adaptarse al calor supondría un coste aproximado de 50.000 millones de euros al año y un incremento en la mortalidad de hasta 10 veces el valor actual.

Atendiendo a las grandes ciudades de la zona de Europa, Oriente Medio y África, el mes de verano más frío del futuro será más cálido que el mes más caluroso de la actualidad, provocando períodos prolongados de calor extremadamente intenso y perjudicial.

Recientemente, otro estudio del Instituto Pierre-Simon Laplace (IPSL) y el Centro Nacional de Investigaciones Meteorológicas de Francia, que servirá como base para el gran informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de 2021, advierte de que el calentamiento a nivel global podría ser más rápido de lo previsto. Siguiendo el ritmo actual de emisiones, los peores escenarios apuntan que la temperatura media del planeta podría aumentar entre 6,5 y 7 ºC respecto a los niveles preindustriales para 2100. En cambio, logrando emisiones netas -es decir, que lo que se emita sea igual a lo que se absorba- para 2060, la temperatura global subiría en 1,9 ºC. Sin embargo, los autores avisan de que este objetivo «está lejos de lograrse».

Evolución prevista de la temperatura durante los meses de verano en el período 2081-2100 en comparación con el período 1986-2005. Fuente: Unión por el Mediterráneo.

Subida del nivel de mar

El aumento de las temperaturas provoca, a su vez, un efecto desencadenante. Uno de los ejemplos que señala el informe publicado hoy es la subida del nivel el mar. En 2050, las ciudades de esta región representarán la mitad de las 20 ciudades del mundo con mayores daños anuales por la subida del nivel del mar, estimada en más de un metro para 2100, según la investigación. Unas previsiones que concuerdan con el último informe del IPCC, que señala que si el calentamiento global sigue el ritmo actual, la subida del nivel del mar podría alcanzar los 110 cm. Los autores aseguran que este hecho afectará a un tercio de la población de la región en las zonas costeras, y pondrá en peligro la subsistencia de al menos 37 millones de personas sólo en el norte de África.

Recursos hídricos

A su vez, también se verá mermado el acceso al agua dulce. Para las próximas décadas, es probable que esta disminuya hasta en un 15%, causando graves limitaciones para la agricultura y para el uso humano en una zona que ya sufre de escasez de agua y que alcanzará a 250 millones de personas en 2040. En el caso de las cuencas fluviales de Oriente Próximo, incluso limitando la temperatura por debajo de los 2°C -tal y como estipula el Acuerdo de París-, la escasez de agua será severa.

Ecosistemas afectados

En cuanto al daño sobre los ecosistemas, el estudio apunta a una gran vulnerabilidad. Los ecosistemas que habitan en la cuenca mediterránea, uno de los puntos más importantes de biodiversidad del mundo, están fuertemente amenazados por el cambio climático, el cambio de uso de la tierra, la contaminación y la sobreexplotación.

A causa de la acidificación del agua de mar y el aumento de su temperatura, se ha producido la pérdida de un 41% de los principales depredadores, incluidos los mamíferos marinos. A todo esto, se suma que un 34% de las especies de peces se pierde debido a la sobrepesca.

Además, el aumento de las temperaturas dará lugar a la aparición de especies invasoras, como los peces león, que dañan a las autóctonas. En el caso de las medusas, el informe las cataloga como una plaga, localizadas en cantidades poco comunes y perturbando otros ecosistemas bien equilibrados.

Otro problema a tener en cuenta son los grandes incendios, como el ocurrido este verano en la isla de Gran Canaria, y debidos estos al cambio climático, provocados por el calor y la sequedad, además de por los cambios en el paisaje. En un futuro, el área quemada podría aumentar hasta un 40% sólo con un escenario de calentamiento de 1,5°C.

Seguridad alimentaria y salud humana

El calentamiento, como recuerda el informe, traerá consigo, a su vez, una menor calidad en los alimentos y una mayor demanda por parte de una población que no parará de crecer. “El 90% de las poblaciones de peces comercializadas ya están sobreexplotadas en el Mediterráneo, y se prevé que el peso corporal máximo medio de los peces se reducirá hasta en un 49% para 2050”, apunta el estudio.

Asimismo, el calentamiento del planeta también traerá consigo mayor número de enfermedades, asociadas en muchos casos a especies que buscan nuevos hábitats. Un ejemplo es la invasión de mosquitos tigres, movidos por los cambios en el clima y el medio ambiente. En el caso de las ciudades, aumentarán las muertes relacionadas con el calor como consecuencia del efecto de la isla de calor, siendo especialmente vulnerables las personas mayores, las personas jóvenes y las más pobres. Además, el cambio climático favorece la aparición de enfermedades transmitidas por vectores y por el agua, remarcan los especialistas del informe.

Las conclusiones de este informe son provisionales. Los resultados finales se presentarán en 2020 en una reunión de los ministros de Medio Ambiente de los Estados miembros de la Unión por el Mediterráneo. El objetivo de este documento, según los propios implicados, es facilitar la toma de decisiones y ayudar a realizar contribuciones a nivel nacional en el marco del Acuerdo de París, los planes nacionales de adaptación y otras políticas como el desarrollo rural, la salud o la biodiversidad, entre otros.

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios
Daniel L.

¿Cuándo hablaréis de las fumigaciones y de la manipulación climática que sufrimos en España al menos desde los años 70?

Responder
María Rasmia

Daniel L.:
Hay días que pasan y se cruzan cientos de aviones que dejan la estela blanca.
No es normal. ¿Nadie ha pedido explicaciones?
Mucha gente hemos observado que cuando eso sucede nos cambia el humor para mal, que producen mal de cabeza, cansancio, tos…
Incluso algunos abuelos han comentado que los dejan como si les hubieran dado una paliza.
¿Qué nos están haciendo?
Algunos dicen que fumigarnos.
Los amos del mundo quieren prescindir de nosotros. Aunque nos tienen atontados aún hay gente que exige sus derechos y esa «desfachatez» no están dispuestos a consentirla.

Responder
Carmen C

HABLA UNA SUPERVIVIENTE DE CHERNOBIL
Una víctima del accidente nuclear de Chernóbil revive, a través de la nueva serie televisiva, toda su experiencia en aquel mayo de 1986 cuando se desató la catástrofe que marcaría el final del siglo X.
… Pasaron muchos días hasta que nos empezaron a suministrar pastillas de yodo, aunque nadie nos explicó para qué eran. También recomendaron que cerrásemos todo: ventanas, pozos, puertas. Hasta pasado un tiempo no entendimos que todo estaba contaminado.
Aún así, todos mis vecinos han tenido en sus familias enfermos de cáncer. Y muchos ya han fallecido, como mi primo quién murió a causa de un cáncer de sangre por trabajar en la central como bombero. A día de hoy tanto mi hermana como yo tenemos cáncer de tiroides, y estoy convencida que todo ha sido a causa de la radiación del accidente.
Chernóbil ha sido un antes y un después. Hemos pasado de pensar que la energía nuclear es segura a que te puede quitar la vida. Y espero que quienes vean esta serie también cambien su forma de ver la energía nuclear. Esto no puede volver a repetirse, por aquellos liquidadores y por los todos enfermos a causa de aquella catástrofe. Estoy segura de que necesitamos terminar con la energía nuclear.»

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.