El auge del populismo alimenta el negacionismo climático en toda Europa

Santiago Abascal y VOX en España o Boris Johnson en Reino Unido son dos ejemplos de cómo el negacionismo climático se va abriendo hueco en el continente.

Comparte

Este artículo, elaborado por Desmog UK y Climática, forma parte de Covering Climate Now, una colaboración internacional de más de 250 medios de comunicación para fortalecer la cobertura de la información climática.

En diciembre de 2015, Jean-Claude Juncker, entonces presidente de la Comisión Europea, se congratulaba por el primer acuerdo exhaustivo para tomar acción climática. En ese momento dijo al mundo que “el Acuerdo de París ahora refleja nuestra ambición en todo el mundo”. Y, aunque las personas que lideran la Unión Europea se mantienen fieles a ese sentimiento, mucho ha cambiado desde entonces.

La Unión se encuentra sumida en una crisis de credibilidad, amenazada por el Brexit y el auge del populismo en todo el continente. A sus líderes se les pide, simultáneamente, que aumenten su ambición para frenar el cambio climático y que rebajen las mismas regulaciones que reducirían la contaminación que calienta el planeta.

La política del clima — que en 2015 nadie esperaba que fuera a causar polémica — se encuentra, de repente, en el centro de un forcejeo por el poder en Europa.

El gobierno de negacionistas climáticos de Boris Johnson

La contienda de la UE se ve reflejada, de manera algo irónica, en el Reino Unido. Boris Johnson aprovechó su primer discurso como primer ministro británico para decir que su gobierno “situaría la agenda del cambio climático en el núcleo absoluto” de lo que iba a hacer.

Sus declaraciones resultaron algo sorprendentes, dadas las anteriores contribuciones de Johnson en cuanto al cambio climático. En diciembre de 2015, tras la firma del histórico Acuerdo de París, Johnson escribió una columna para el Daily Telegraph, uno de los periódicos más leídos de la prensa seria del país insular, en la cual afirmaba que la ciencia establecida sobre el cambio climático “no tenía fundamento”. En esa misma columna alababa el trabajo de Piers Corbym, famoso negacionista de la ciencia del clima (y hermano del actual jefe de la oposición, Jeremy Corbyn).

Este desdén generalizado hacia la idea de que el cambio climático es un problema se hizo evidente durante el periodo en el que Johnson ocupó el puesto de secretario de Asuntos Exteriores, durante el cual aprobó un recorte del 60% de “agregados climáticos” del Reino Unido. Y a pesar de que en sus primeras palabras reafirmara su compromiso hacia la acción climática, el comportamiento de Johnson como primer ministro ha ido más en la línea de mantener su versión anterior.

Inmediatamente tras ser investido, el político conservador se rodeó de algunos de los que fueran sus principales aliados durante la campaña pro-Brexit del Reino Unido, tanto en sus Consejo de Ministros como en puestos de confianza. Todas las personas que ha nombrado son parte de una red transatlántica de think tanks y grupos activistas que apoyan una desregulación ambiental postBrexit, con base en las oficinas situadas en el ahora famoso número 55 de Tufton Street

Matthew Elliott — ex jefe ejecutivo de Vote Leave, fundador de la Alianza de Contribuyentes y marido de una exempleada de los hermanos Koch y actual jefa de la delegación británica del Partido Republicano — estaría asesorando a Sajid Javid, recientemente nombrado Canciller de la Hacienda. Una de los exempleadas de Elliott en la Alianza de Contribuyentes, Chloe Westley, trabaja ahora en la oficina del primer ministro en Downing Street. Y muchos otros componentes del personal de la red son ahora asesores de miembros del gobierno, incluyendo a la secretaria de Estado para Comercio Internacional, Liz Truss.

La campaña de Johnson para hacerse con el puesto de primer ministro también recibió fondos de dos donantes vinculados a la Global Warming Policy Foundation — el principal grupo activista británico que niega la ciencia del cambio climático, con base en el 55 de Tufton Street — el gestor de fondos de cobertura Michael Hintze y el propietario del puerto de Bristol, Terence Mordaunt.

La lealtad de Johnson hacia esa red nace, en parte, de la necesidad de contener la amenaza electoral que puede suponer el Brexit Party de Nigel Farage. En las últimas elecciones al Parlamento Europeo, celebradas en mayo de 2019, el nuevo partido de Farage salió victorioso: diez de los 29 eurodiputados logrados por el partido tenían vínculos públicos con grupos negacionistas del cambio climático.

Para contrarrestar esa amenaza, el primer ministro está ahora imitando en gran medida las posiciones del partido populista, incluyendo su antipatía hacia la acción climática.

El presidente de VOX, Santiago Abascal, saluda a simpatizantes tras abandonar el colegio electoral donde votó en las elecciones del pasado mes de abril. Eduardo Robaina/La Marea

El regreso del negacionismo climático en España

Los europarlamentarios del Brexit Party no son los únicos negacionistas de la ciencia del clima que han alcanzado los corredores del poder de Bruselas. El partido de extrema derecha VOX, que tiene tres diputados en el Parlamento Europeo y un desdén similar hacia la política climática sumará sus fuerzas a las del Brexit Party para formar un bloque de resistencia a la acción climática.

Al igual que el Brexit Party (y por extensión el Partido Conservador de Johnson), los representantes de VOX argumentan que la política climática en una solución cara a un problema que, en realidad, no existe.

«¿Está usted concienciado con el cambio climático?», “¿Qué hace usted a diario para luchar contra el cambio climático?”. Estas preguntas fueron formuladas a principios de verano por la periodista Susanna Griso a Santiago Abascal, fundador y líder de VOX. Su contestación, escueta, fue la siguiente: “Yo desconozco las cuestiones científicas y he de reconocer que no estoy en ese debate. Me gusta mucho el campo, la naturaleza y tengo una preocupación con la conservación. El debate del cambio climático, si es un cambio natural, si es un cambio que obedece al ser humano, pues es algo que desconozco realmente”.

La respuesta, aunque esperable, refleja a la perfección cómo los asuntos del clima son aún un debate para el partido de extrema derecha, a pesar del hecho de que el 97% de las personas que lo investigan, y prácticamente toda la literatura científica, confirman la idea de que los humanos están detrás del cambio climático.

Este rechazo hacia el asunto también se hizo evidente en las ‘100 medidas para la España Viva’, el programa electoral con el que VOX se presentó a las elecciones del pasado mes de abril. El documento no hacía mención alguna a los efectos del cambio climático ni a sus causas, ni mucho menos aportaba medidas de mitigación y adaptación. Aun así, esto no impidió que el partido entrara por primera vez en su historia en el Congreso de los Diputados con 24 diputados y un 10,26% del total de votos.

Poco antes de las elecciones, un documento interno desvelado por La Marea usado para establecer las posiciones del partido acerca de varios asuntos, calificaba como “muy arrogante” creer que “el hombre” es responsable de los cambios en el clima, pero que lo “es aún más” creer que se puede cambiar mediante “leyes coercitivas e impuestos”. Es por esto, afirma el texto, que el partido no pretende “malgastar más dinero en esta estafa”.

Para apoyar estas afirmaciones, VOX cita a Patrick Moore, extrabajador de Greenpeace Canadá, conocido durante los últimos años por realizar declaraciones públicas minimizando los riesgos del cambio climático al tiempo que se hace pasar por cofundador de la organización ecologista. Moore es ahora director de una empresa de relaciones públicas, y Greenpeace lo ha definido como “un representante a sueldo de las corporaciones contaminantes”.

Jorge Buxadé, Rocío Monasterio y Santiago Abascal durante el acto de cierre de campaña, en Madrid. Flickr VOX

Otras personalidades de VOX también han realizado afirmaciones despreciando la necesidad de acción climática. Rocío Monasterio, presidenta del partido en la Comunidad de Madrid, se refirió al cambio climático como el “camelo climático” durante una entrevista en ABC, mientras que el eurodiputado Jorge Buxadé afirmó, durante un debate reciente, que “el resto de países deben cumplir los mismos compromisos que los europeos en la lucha contra el cambio climático”, calificando la situación actual de “injusticia”.

Así, una de las últimas muestras de este partido por desacreditar la ciencia climática se produjo este mismo martes en el Congreso de los Diputados, donde se aprobó la propuesta de Unidas Podemos de declarar el estado de emergencia climática. La moción salió adelante con el voto favorable de todos los partidos excepto el de la formación de Santiago Abascal, que votó en contra.

A este hecho le sigue otro acontecido a finales de agosto. El Senado tenía previsto aprobar una declaración institucional en apoyo por los tres incendios que durante ese mes quemaron cerca de 10.000 hectáreas en la isla de Gran Canaria. Sin embargo, dicha iniciativa se vio frustrada después de que el único representante que tiene allí Vox, Francisco José Alcaraz, votara en contra al considerar que “su contenido estaba siendo utilizado para justificar postulados ideológicos progres” y que “se suma al relato del cambio climático, que nada tiene que ver con las consecuencias de los incendios, según un comunicado del partido. A lo que se refiere el partido de extrema derecha es a la referencia que se hacía a los efectos del calentamiento global: “…prestar una atención prioritaria a la lucha contra las causas del cambio climático, la despoblación y el abandono del medio rural, razones últimas en muchos casos de los grandes incendios que vienen asolando en los últimos años el planeta».

A pesar de que ahora existe un partido abiertamente negacionista, estas ideas anticiencia llevan mucho tiempo instaladas en España. Vox nació de la mano de muchos expolíticos del Partido Popular que abandonaron desencantados y en busca de un nuevo lugar en el que ver impulsados sus pensamientos. José María Aznar, expresidente del Gobierno con el PP durante ocho años, fundó tras abandonar la política la fundación FAES. Una de las muchas actividades económicas de este think tank ultraliberal español es publicar libros como los de Nigel Lawson y Vaclav Klaus, dos de las voces más destacadas del negacionismo de la crisis climática.

El entonces presidente de la República Checa, Vaclav Klaus da la bienvenida a Praga a José María Aznar, expresidente del Gobierno, el 24 de octubre de 2011. REUTERS/David W Cerny

Más ejemplos en Europa

España y el Reino Unido no son los únicos países de Europa que están experimentando un resurgimiento populista, que a su vez conduce a una reemergencia del negacionismo de la ciencia del clima.

Desde que accedió al Parlamento alemán hace dos años con un manifiesto antimusulmán y antiinmigración, el partido de extrema derecha Alternativa por Alemania (AfD) ha adoptado el negacionismo de la ciencia del clima como estrategia de campaña. Su programa electoral niega el cambio climático antropogénico y afirma, erróneamente, que los niveles cada vez mayores de dióxido de carbono en la atmósfera han significado “que las cosechas mundiales de alimentos se hayan incrementado de forma significativa”.

De igual manera, el Partido Popular belga rechaza la acción climática, calificándola de “histeria colectiva”. El Partido de la Libertad holandés afirma que no hay pruebas independientes de que los humanos causen al cambio climático y ataca el trabajo del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU, afirmando que es incapaz de demostrar esa relación. Y el partido de extrema derecha Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) ve el cambio climático como una amenaza globalista.

Luchas de poder

Sin embargo, aunque arrastren los debates nacionales a un barrizal anticientífico, se espera que estos partidos populistas tengan un impacto limitado sobre las políticas climáticas de la Unión Europea, gracias en parte al fuerte ascenso de los partidos verdes en las elecciones de mayo.

En total, el grupo de Los Verdes-Alianza Libre Europea (Los Verdes/ALE) obtuvo un total de 69 escaños, 19 más que en las anteriores elecciones, celebradas en 2014. La alianza alemana de partidos ecologistas fueron los grandes vencedores, obteniendo 22 escaños. El Reino Unido eligió a nueve eurodiputados del Partido Verde, dos más que en 2014. España, por su parte, eligió a tres candidatos que fueron a parar a este grupo. Ahora, tras algunos bailes de sillones, el grupo Los Verdes/ALE tiene 74 eurodiputados, lo que representa casi el 10% del Parlamento Europeo.

La influencia de este bloque de representantes ecologistas ya se está haciendo notar. En julio de 2019, la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Leyden, se vio forzada a comprometerse a una mayor ambición climática en la Unión para asegurarse el apoyo del bloque verde, que necesitaba para hacerse con la presidencia.

El rápido crecimiento del movimiento verde en toda Europa, tanto en lo que se refiere a su éxito electoral y al apoyo público obtenido gracias a las campañas inspiradas por la estudiante sueca Greta Thunberg, ha servido para contener a la extrema derecha, que aspiraba a convertirse en la segunda fuerza más poderosa en el hemiciclo europeo. Y el éxito de los verdes también ha sido suficiente para preocupar seriamente a los enemigos de la acción climática.

Una coalición europea de grupos periféricos que niegan el cambio climático preparaba, según documentos filtrados recientemente, una ofensiva mediática para mediados de septiembre. Los planes incluyen ruedas de prensa en varias capitales europeas y una carta, supuestamente firmada por “400 científicos del clima y profesionales independientes”, que sería enviada a las personas que lideran la Unión Europea, al secretario general de las Naciones Unidas y a la líder de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Aunque esa acción tiene pocas posibilidades de tener ningún impacto real en la política climática del continente, simboliza una nueva política a la que se enfrentan los líderes de la UE — una en la que las voces periféricas tienen, cada vez con más frecuencia, un altavoz, que usan para tratar de desmontar el histórico liderazgo de la Unión Europea en cuanto a cambio climático.

Puedes leer la historia en inglés aquí

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios
Chorche

¡Deténgamos la búsqueda de petróleo y gas nuevos!

El clima está en crisis, y debemos detener inmediatamente la exploración de petróleo en el Mar del Norte para limitar el calentamiento global a un máximo de 1,5 grados, como apunta el Acuerdo de París.
Ya hay más petróleo y gas en los campos existentes en todo el mundo que el clima puede contener. ¡Por lo tanto, no tiene ningún sentido abrir nuevos!
¡Firma y exije que se cancele la búsqueda de petróleo / gas y que la producción en el Mar del Norte desaparezca lo antes posible!
https://www.greenpeace.org/archive-denmark/da/hvad-du-kan-gore/nordsoeen/?utm_campaign=dk_climate_and_energy_pg&utm_source=smc&utm_medium=email&utm_term=dk_pg_

Responder
María Rasmia

«A la sociedad no le hacen falta héroes, pero sí gente que resiste”. También alertó sobre la vuelta del fascismo a Europa “de una manera muy popular”, declaraciones de Costa Gavras en la reciente entrega del premio Donostia de cine .

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.