Indiana Jones y la transición ecológica

«Mientras confundimos transición ecológica con paneles solares y coches eléctricos, seguimos sin tener un debate abierto y profundo sobre nuestro destino».

Transición ecológica es el término de moda en el ecologismo y entre quienes quieren dárselas de preocupados por el medio ambiente, como antes lo fue sostenibilidad. La pasarela que, de repente, aparece justo debajo de nosotros para salvarnos del precipicio, como la que permite a Indiana Jones alcanzar el Santo Grial tras tres pruebas. Sólo se requiere una cosa para pasar: un salto de fe. Y en ello estamos, parece.

Tras asumir que nos hemos extralimitado en el uso de los recursos naturales y la energía que había acumulado nuestro planeta durante eones (primera prueba: sólo el penitente pasará), y perfeccionar el arte del malabarismo formal y conceptual con el campo semántico de ‘lo verde’ (segunda prueba: la palabra de Dios), ahora queda la última prueba: la de obtener la fuente de la eterna juventud económica y ecológica, en ese orden.

De entre toda la terminología que revolotea alrededor de la era postsostenibilidad, transición ecológica ha adquirido un estatus totémico, que combina con el don del polimorfismo y una glotonería desmesurada, diríase que de agujero negro, por engullir cualquier expresión que orbite a su alrededor. Con tantas aristas como tiene el término, cada uno ve lo que quiere ver; también las sombras adoptan formas distintas según se sitúe el observador.

Para muchos, el concepto mismo de transición ecológica ha devenido sinónimo de otra transición, la energética, en un ejercicio de tecnoreduccionismo que excluye las implicaciones más profundas del término, aquellas que hacen referencia a nuestra relación con el territorio y nuestros semejantes.

¿Es transición energética seguir haciendo lo de siempre, pero con un enchufe limpio de emisiones? ¿Se transmuta entonces en sostenible el extractivismo en zonas rurales o en países en vías de desarrollo, la planificación de infraestructuras sin atender a quien vive y cultiva esa tierra, la deforestación con motosierras eléctricas? ¿Da lo mismo continuar bajo el yugo de un oligopolio energético -por muy renovable que sea en unos pocos años- que democratizar la generación y consumo de energía desde la justicia social? Por supuesto que no.

La transición ecológica ha devorado también a sus congéneres en lo económico: ni «crecimiento verde» ni «economía circular» se han salvado de ser digeridas por su estómago polisémico, y ahora sólo pueden concebirse como un apéndice, más o menos inflamado, del término raíz. El Green New Deal ha sido, por el momento, capaz de escapar de su voracidad, a fuerza de presencia mediática y agenda política. Sin embargo, lo que no ha logrado es desligarse: al fin y al cabo, este nuevo pacto verde es una herramienta para la tan deseada transición.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. Petición urgente a la ministra Ribera para que actúe contra el amianto.
    El problema de la contaminación por amianto hace décadas estuvo concentrado en las localidades donde se producía fibrocemento y otros materiales con amianto. A pesar de la prohibición de importación del amianto en el año 2001, la falta de acción del Estado para abordar la descontaminación de todos estos espacios y de la erradicación del amianto, ha hecho que proliferen miles de vertidos clandestinos de amianto por toda la geografía española. Ante esta situación, el Grupo de la Ley Integral de Amianto ha denunciado que dichos vertidos envenenan espacios naturales, rurales y urbanos, y exponen a la población a un carcinógeno letal.
    Los vertidos incontrolados de amianto por todo el país son inadmisibles. Esta situación, sumada ya a la falta de un plan organizado para el desmantelamiento de fábricas de fibrocemento, ha ocasionado el mayor vertido de amianto de toda Europa con 90.000 toneladas de Fibrocemento en Santa María de Benquerencia en Toledo. Además, se han repetido los desastres medioambientales por amianto, como el de Altza (San Sebastián – Gipuzkoa).
    Los vertidos de amianto se multiplican en las periferias de zonas urbanas como el Barrio de Bellavista en Sevilla, Redondela en Pontevedra, Móstoles, Pinto y Getafe en Madrid. También en espacios naturales envenenados de amianto como la Sierra de Collserola (Barcelona) con más de 100 vertidos ilegales identificados, o el Parque Regional del curso medio del Río Guadarrama (Madrid), así como en diversas zonas rurales de municipios como Badajoz y Guadalajara, entre otros.
    https://www.ecologistasenaccion.org/162964/peticion-urgente-a-la-ministra-ribera-para-que-actue-contra-el-amianto/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.