Greta Thunberg tiene razón y a nadie le importa el clima lo suficiente

La crisis climática no son unas elecciones. No hay promesas que valgan. Lo único que cuenta es lo que se hace. Y casi ningún país puede decir que hace todo lo posible para mitigar el cambio climático. Las consecuencias de esta inacción son tan aterradoras como de sobra conocidas.

El clima lo es todo. Si este cambia, también lo hacen los ecosistemas, los animales, los alimentos, la temperatura terrestre y marina. Si el clima cambia, los fenómenos meteorológicos extremos se vuelven más potentes y habituales. La economía no será igual si el clima sufre alteraciones. El nivel del mar aumentará, con todo los riesgos que eso supone. Si no se hace nada por estabilizar el clima, la vida de quienes sufren será aún peor. Y la de quienes ahora viven relativamente bien, en un futuro próximo no lo harán tanto.

Y a pesar de todo esto, a nadie le importa el clima lo suficiente como para hacer transformaciones a la altura de las consecuencias. Estamos en la década en la que el cambio climático dejó de ser debatible (aunque nunca lo fue), y entramos en una nueva tendencia por la que se cuestiona si es tan grave como para realizar cambios que impliquen modificar nuestro estilo de vida. Y es en esta nueva coyuntura donde más cómodos se encuentran los líderes y las grandes corporaciones. 

«No hay planeta B, no hay planeta bla, bla, bla, bla, bla, bla. Reconstruir mejor bla, bla, bla. Economía verde, bla, bla, bla. Cero emisiones netas para 2050 bla, bla, bla. Clima neutral, bla, bla, bla. Esto es todo lo que escuchamos de nuestros supuestos líderes. Las palabras suenan muy bien, pero hasta ahora no han llevado a ninguna acción». Es parte del discurso que pronunció Greta Thunberg este martes en la Cumbre de la Juventud sobre el Clima de la ONU celebrada en Milán, Italia.

La habitual carga de la activista sueca contra las promesas vacías de los gobiernos la ha devuelto a los medios de comunicación. A estos también les lanzó un mensaje Thunberg: «Por supuesto, necesitamos un diálogo constructivo, pero van 30 años de bla, bla, bla, y, ¿a dónde nos ha llevado eso? Más del 50% de todas nuestras emisiones de CO2 se han producido desde 1990 y un tercio desde 2005. (…) Todo esto mientras los medios informan sobre lo que los líderes dicen que van a hacer, en lugar de sobre lo que realmente están haciendo».

Thunberg pide una y otra vez que se haga caso a la ciencia. «Todavía podemos darle la vuelta a esto, es completamente posible. Se necesitarán reducciones anuales, drásticas e inmediatas de las emisiones», dijo en esta ocasión. Y la advertencia viene de antes. Son décadas y décadas de avisos.

Uno de los más recientes es de agosto. El IPCC –el mayor panel de especialistas en cambio climático del mundo– publicó su último informe, en el que apunta en esa dirección. Aunque el planeta ya sufre cambios irreversibles en miles de años, la prioridad es limitar al máximo la temperatura global con una reducción de emisiones nunca vista. No hacerlo «es una traición hacia todas las generaciones presentes y futuras», sentenció la activista este martes.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

  1. Bendita Greta, ¡cuanto me alegro de saber de tí! he llegado a pensar que te tenían secuestrada.
    Bendita y honesta criatura. Creo en tí. Nunca te dejes comprar, por favor.
    —————————————————————————————————-

    Necesitamos superar el millón de firmas con creces antes de mañana, 30 de septiembre, para salvar a las abejas y la agricultura. Es importante garantizar un buen margen, pues siempre hay firmas que se invalidan. Además, cuantas más firmas, más fuerza tiene la petición. ¿Nos ayudas a conseguirlas?
    Esta no es una petición cualquiera, es una herramienta oficial de participación democrática que la Comisión Europea pone a disposición de la ciudadanía, lo que se conoce como Iniciativa Ciudadana Europea (ECI, por sus siglas en inglés). Con un millón de firmas válidas, la Comisión está obligada a tenerla en consideración y dar una respuesta.
    https://www.savebeesandfarmers.eu/spa/?utm_term=newsletter&utm_campaign=Abejas&utm_medium=email&_hsmi=164907890&_hsenc=p2ANqtz-_GxBSd7rC_L7Wa_ZiaIBfJP3EjsQq1gqvVP_kx42k-kLV9EFM0YL4zQp3Y5K0V2Nh8AsYjumObOhlkYWGB71z6LN1V5Q&utm_content=ECI&utm_source=greenpeace-ES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.