COP26: España declina formar parte de una alianza para acabar con la extracción de gas y petróleo

Costa Rica y Dinamarca impulsan la 'Beyond Oil and Gas Alliance', la primera iniciativa diplomática del mundo centrada en mantener a estos combustibles fósiles bajo tierra. España, que ya tiene fijado este objetivo por ley, sostiene que no se adhiere por estar en el 'siguiente capítulo'.

Los combustibles fósiles son los principales responsables del calentamiento global de la atmósfera. Hasta ahora, los esfuerzos de los países han consistido en simplemente reducir su uso gradualmente, con escaso éxito. Sin embargo, parece que esto va a cambiar. Este jueves, en el marco de la cumbre del clima de Glasgow, Costa Rica y Dinamarca han lanzado una alianza para acabar directamente con la industria del petróleo y el gas.

Francia, Groenlandia, Irlanda, Quebec, Suecia y Gales se han unido como miembros de pleno derecho, y California, Portugal y Nueva Zelanda lo han hecho como miembros asociados, mientras que Italia únicamente como «amigo» del proyecto. España y Reino Unido –anfitrión de la COP26– han decidido no adherise. Otras grandes ausencias de esta iniciativa son Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudí, Rusia o Australia.

Bautizada como Alianza Más Allá del Petróleo y el Gas (BOGA por sus siglas en inglés, Beyond Oil and Gas Alliance), se trata de la primera iniciativa diplomática del mundo centrada en mantener a estos combustibles fósiles bajo tierra. El acuerdo reúne a países y regiones que se han comprometido a poner fin a las nuevas rondas de concesión de licencias para la exploración y producción de petróleo y gas, “o que han dado pasos hacia ese objetivo”. Lo hacen, reconocen, porque “la eliminación gradual de la extracción de combustibles fósiles es un componente urgente y crucial para abordar la crisis climática”.

El problema de este tipo de coaliciones suelen ser dos. En primer lugar, las ausencias. Por lo general, no es común que se adhieran los que más se lucran con el negocio. En segundo lugar, por su carácter no vinculante. Al final, estos pactos no obligan a ningún implicado a cumplir sí o sí, o a responder en el caso de que no cumplan lo prometido. En ausencia de una ley nacional que fije ese objetivo, se trata de una mera declaración de intenciones.

Este último requisito sí que lo cumplen países como Francia, Irlanda, Portugal o Italia, que ya han prohibido las perforaciones por ley. También lo ha hecho España, que aun así, ha optado por no sumarse de momento a la denominada BOGA. En el artículo 9 de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que entró en vigor este mismo año, se recoge explícitamente que “no se otorgarán en el territorio nacional […] nuevas autorizaciones de exploración, permisos de investigación de hidrocarburos o concesiones de explotación”. Es decir, lo mismo que promueve esta alianza de Costa Rica y Dinamarca. Entonces, ¿por qué España ha decidido mantenerse al margen?

Desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico consideran que están en el siguiente capítulo y que se deben a los mandatos y calendarios fijados en la ley climática. La naturaleza de ese “siguiente capítulo” permanece envuelta en el misterio. Por lógica, si España está en una fase más avanzada de descarbonización, podría haber firmado la alianza BOGA casi sin leer sus presupuestos, por estar ya asumidos y en marcha. No ha sido el caso.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.