[AVANCE EDITORIAL]: El mundo que nos dejáis

«Lo que pase en las futuras décadas condicionará en gran parte el futuro de nuestra generación y, posiblemente, de nuestra especie».

Comparte

Extracto del libro El mundo que nos dejáis (Ediciones Destino, 2019), de Lucas Barrero. Ya a la venta.

Tiempos difíciles

Si hablamos de la crisis ambiental como la única crisis que estamos sufriendo cometemos un gran error. Los últimos años han evidenciado que no son una, sino varias, las crisis a las que se enfrenta la sociedad actual.

En el ámbito político, el crecimiento de opciones políticas seudoautoritarias, que rozan lo esperpéntico en muchos casos, es un claro reflejo de ello. Estos movimientos ultras suponen un grave peligro, además de en otros ámbitos de la sociedad democrática, en el contexto de la emergencia climática. Por lo general, constituyen la exacerbación del modelo extractivista y consumista, propio de economías basadas en la extracción y el consumo intensivo de los recursos naturales más allá de los límites naturales. Su discurso obvia cualquier relación del ser humano con la naturaleza más allá de la dominación, y esta es una muy mala noticia para nuestro futuro. Este es el modelo que nos ha llevado a esta situación, por lo que la aparición de estos personajes ahora no es sino una muy mala noticia para nuestro futuro.

En el punto en que nos encontramos no podemos permitirnos Trumps, Bolsonaros o Gobiernos, como el de Australia, que reviven debates y heridas que deberían estar ya cerradas desde hace tiempo. La crisis se hace evidente en un contexto donde las alternativas políticas a estos reaccionarios no son capaces de movilizar ni cautivar a la ciudadanía. Nuestra clase política no sabe cómo ganarse la confianza, bastante erosionada ya, de los ciudadanos. Parece que no acaba de asumir el momento actual y sigue en muchos casos estancada en los parámetros clásicos de la vieja política, basados en el cortoplacismo y en una estrategia meramente partidista, para la cual el factor que condiciona cualquier movimiento es alcanzar el poder. Mientras tanto, son incapaces de avanzar en temas vitales como la educación, la salud o el medio ambiente.

Un claro ejemplo de que esto es así somos los jóvenes, tantas veces acusados de apáticos frente a la política. Cansados de escuchar palabras bonitas y promesas que nunca llegan, cada vez somos más los que no encontramos una alternativa en la política actual, a pesar de que hemos sido uno de los colectivos más damnificados por la crisis económica y de que se ha normalizado la precarización de nuestro trabajo; por todo ello, en nosotros permanece aún el miedo a una nueva recesión.

No se puede obviar tampoco el contexto de crisis social al que asistimos. En un mundo globalizado, interconectado en todos los ámbitos, impresiona ver como cada vez somos más inmunes a la desigualdad social. El problema de los refugiados, las fronteras entre países… no son más que nuevas manifestaciones de esa crisis social. Esta se halla también estrechamente ligada al colapso medioambiental. Gran parte de las migraciones actuales se producen por razones derivadas o acrecentadas por la emergencia climática y ambiental, pues los países de origen de muchos de estos migrantes son los que más sufren las consecuencias del cambio climático. Un ejemplo de esto es la guerra de Siria donde, según un estudio reciente publicado en la revista PNAS (Proceedings of the National Academy of Science of the United States of America), «la influencia humana sobre el sistema climático jugó un papel importante en el inicio del conflicto». Según ese estudio, una larga sequía de tres años y la consiguiente escasez de alimentos que afectó a esta zona del Mediterráneo fueron determinantes para el comienzo de la guerra.

En un mundo donde los recursos cada vez son más escasos y las catástrofes meteorológicas cada vez serán más frecuentes e intensas, las desigualdades sociales se verán fuertemente incrementadas, debido a que los países de origen de muchos de estos migrantes suelen ser los que más están sufriendo ya las consecuencias del cambio climático.

En definitiva, cuando hablamos de emergencia climática y crisis medioambiental, no debemos olvidar el resto de los ámbitos de nuestra vida que también están en serio peligro. La crisis que afrontamos en la actualidad es sistémica. En este sentido, el colapso medioambiental no es sino otro síntoma de lo que ha sido en los últimos siglos la lógica de crecimiento sin límites en la que se ha sustentado el sistema. En un contexto de agotamiento de recursos, resurgen políticas seudoautoritarias que buscan alargar un sistema que perpetúa la riqueza de unos pocos a costa del futuro de gran parte de la sociedad. Frente a esto, la sociedad, cada vez más polarizada y dividida, tiene la responsabilidad de organizarse y defender su futuro. Lo que tenemos por delante es, como se ha resaltado, una verdadera emergencia. Lo que pase en las futuras décadas condicionará en gran parte el futuro de nuestra generación y, posiblemente, de nuestra especie.

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad haciendo una aportación desde 3 euros al mes en patreon. Entra aquí

Comentarios
ArroyoClaro

Una bestia, EL CAPITALISMO, que se ha apoderado del mundo ha parido estas crisis pero a esta bestia la hemos alimentado y bien cebado los seres humanos con nuestra ignorancia, inconsciencia, miseria interior (falta de valores), todo ello manifestado en codicia.
No culpemos a los gobiernos pues tenemos los gobiernos que el rebaño manipulado ha escogido. En este país está claro que quieren volver al francofascismo y al nacionalcatolicismo.
Yo culpo a este rebaño de sentirme sometida a unos dictadores fascistas, a unos lacayos de la genocida dictadura del capital y sinceramente considero que yo no lo merezco…
Ojala jóvenes como Lucas volváis a llenar las calles de este país, calles que se han vaciado.
Yo os hecho de menos en las manis por causas justas a las que acudo….
Tanta esperanzas que nos reportaron las Marchas del 22M del 2014!. Repletas de jóvenes. Los madrileños decían que no recordaban haber visto nunca tanta gente….
¿Qué ha sido de aquellos jóvenes?.
A mí, como a Julio Anguita, lo que de verdad me da miedo es el silencio de un pueblo aborregado, de un pueblo manipulado.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.