COP26: luces, cámaras, ¿acción?

Arranca la COP26 en Glasgow con una primera jornada marcada por las medidas de seguridad y las palabras bientencionadas de los líderes mundiales.

Las aglomeraciones protagonizaron ayer el inicio de la COP26 en Glasgow, que había arrancado un día antes con una apertura de puertas a medio gas y una parte de las instalaciones sin terminar. El recinto que alberga los pabellones de los países y organizaciones donde se llevan a cabo presentaciones sobre iniciativas vinculadas con la lucha contra el cambio climático fue vetado a la prensa hasta la mañana del día siguiente.  

No obstante, durante este primer día operativo se llevó a cabo la aprobación de la agenda de los puntos a negociar durante estas dos semanas, así como la distribución en grupos de trabajo de todas las tareas pendientes que dejó la COP25, celebrada en Madrid.

Uno de ellos es el funcionamiento del artículo 6 del Acuerdo de París, que hace referencia a los mercados de emisiones de carbono y que dejó un gusto agridulce durante esta primera jornada. Aunque este se esfumó al día siguiente, con la llegada de los presidentes de más de un centenar de países. La atención mediática pasó entonces a estar en este acontecimiento.

Una cumbre marcada por las medidas de seguridad

Al ser la primera COP tras el inicio de la crisis sanitaria mundial por la COVID-19, se han incorporado protocolos «de seguridad» que se han vuelto un quebradero de cabeza para todos los participantes. Estos deben hacerse un test de antígenos al inicio de cada jornada para acceder al recinto en el que se llevan a cabo las negociaciones climáticas. Se han distribuido kits en distintos puntos de la ciudad que se entregan a los participantes con tan solo apuntar su nombre en un papel, sin comprobar su identidad.

Una vez registrado el resultado del test en una web que el gobierno británico ha habilitado para ello, quienes participan de esta COP deben presentar el e-mail que reciben certificando que no están contagiados en la entrada del recinto. El domingo, este sistema online sufrió diversos problemas técnicos y se colapsó en algunos momentos. Sin embargo, durante el lunes no volvieron a registrarse incidentes.

La realización de esta prueba fue de poca utilidad: en muchos casos no se requirió para poder acceder al recinto, que quedó colapsado por la gran cantidad de participantes que llegaron desde primera hora de la mañana para poder seguir la Cumbre Mundial de Líderes de la COP26. Colas de más de una hora en las que la distancia de seguridad desapareció. Las críticas no tardaron en hacerse llegar y quedaron plasmadas en cientos de comentarios en las redes sociales.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.