1 de cada 5 muertes se debe a contaminación causada por combustibles fósiles

En España, 44.603 personas mayores de 14 años mueren cada año como consecuencia de la contaminación atmosférica por PM2.5 causada por el uso de combustibles fósiles.

Más de 8 millones de personas murieron en 2018 por la contaminación del aire fruto de la quema de combustibles fósiles. Esta actividad, que es la que impulsa el calentamiento global de la atmósfera, fue responsable de aproximadamente 1 de cada 5 muertes en todo el mundo, según una nueva investigación de la Universidad de Harvard en colaboración con la Universidad de Birmingham, la Universidad de Leicester y el University College de Londres.

El estudio, publicado en la revista Environmental Research, señala que las regiones con las mayores concentraciones de contaminación atmosférica relacionada con los combustibles fósiles -entre las que se encuentran el este de Norteamérica, Europa y el sudeste asiático- registran los mayores índices de mortalidad. Los dos países con más muertes prematuras son China, con 3,91 millones, e India, con 2,46 millones.

En España, 44.603 personas mayores de 14 años mueren cada año como consecuencia de la contaminación atmosférica por PM2.5 causada por el uso de combustibles fósiles. Esto representa el 10,7% del total de 418.063 muertes anuales entre los mayores de 14 años.

Una investigación anterior cifraba en 4,5 millones el número total de muertes en el mundo. La razón por la que difieren tanto ambos datos es porque los otros estudios se basaban en observaciones por satélite y de superficie para estimar las concentraciones medias anuales mundiales de partículas finas en el aire, conocidas como PM2.5.

El problema, explican los autores del estudio actual, es que este tipo de observaciones no pueden distinguir entre las partículas procedentes de las emisiones de los combustibles fósiles y las del polvo, el humo de los incendios forestales u otras fuentes. «Con los datos de los satélites, solo se ven piezas del rompecabezas», asegura Loretta J. Mickley, investigadora principal de Interacciones Químico-Climáticas de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de Harvard (SEAS) y coautora del estudio.

«Nuestro estudio se suma a las crecientes pruebas de que la contaminación atmosférica derivada de la continua dependencia de los combustibles fósiles es perjudicial para la salud mundial«, sostiene Eloise Marais, una de las autoras del estudio. Para ella, «no podemos, en conciencia, seguir dependiendo de los combustibles fósiles cuando sabemos que hay efectos tan graves para la salud y alternativas viables y más limpias».

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.