«La producción actual de litio no es suficiente para el despliegue del coche eléctrico»

Entrevista con Roberto Martínez Orío, ingeniero de Minas del Instituto Geológico y Minero, que analiza la situación de las baterías de iones de litio.

Comparte

El Gobierno quiere que dentro de una década haya en las carreteras española cinco millones de vehículos eléctricos (turismos, furgonetas, autobuses y motos). Así lo recoge en el borrador actualizado del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), presentado a finales de enero. Este objetivo se enmarca dentro de la necesaria transición energética, indispensable para hacer frente a la crisis climática. Para lograrlo, hay un elemento que se antoja, por ahora, clave: las baterías de iones de litio.

Los principales materiales que se usan para su fabricación son, entre otros, el propio litio, el cobalto, el níquel y el manganeso, que proceden de más de 30 países diferentes. En 2017, según datos del Centro de Análisis de Fabricación de Energía Limpia (CEMAC, por sus siglas en inglés), Australia, Chile y Argentina produjeron el 91% de todo el litio, mientras que el resto del mundo suministró el 9% restante. La República Democrática del Congo produjo el 59% de todo el cobalto del mundo ese año.

En el próximo número de La Marea, se incluye un reportaje que analiza en profundidad qué son estas baterías, qué importancia tienen, dónde y cuáles son los minerales que la componen, y los claroscuros de este negocio. Para ello, se incluye la visión experta de Roberto Martínez Orío, ingeniero de Minas del Instituto Geológico y Minero (IGME). Adelantamos algunas de sus respuestas.

De los minerales que componen las baterías de iones de litio, los más ‘conflictivos’ son el litio y el cobalto.

Más que conflictivos, digamos que son minerales que han tenido tradicionalmente menos uso. Por lo tanto, se conocen menos sus yacimientos, dónde pueden explotarse, dónde se encuentran, cómo aprovecharlo… Toda la tecnología de aprovechamiento se conoce menos.

¿Existen yacimientos en España?

Históricamente, hemos tenido muy poca producción de litio. Eso se debe a que, aparte de que antes los usos del litio eran más bien escasos, no hemos tenido campos de petróleo de relevancia.

La producción de litio en España siempre ha sido como subproducto en otro tipo de explotaciones, generalmente de plomo, zinc o estaño. Había una presencia residual de minerales de litio y se aprovechaban como subproducto.

Ahora que el litio ha cobrado importancia, pues se es consciente de que en toda la zona fronteriza con Portugal, en la zona más occidental del país, en el sur de Galicia, y luego en Extremadura, Zamora y Salamanca, hay indicios de que puede haber litio.

En este sentido, se ha abierto la posibilidad de que tengamos un cierto potencial productivo. Al otro lado de la frontera, Portugal, se está desarrollando algo más rápido que en España y ya hay bastantes permisos de exploración y proyectos de explotación en desarrollo. Como la geología no entiende de fronteras, eso significa que también debe haber potencial de desarrollo para los yacimientos españoles.

A la hora de hablar de la transición energética, se menciona el litio como un elemento clave. ¿Cuál es la estimación de explotación del litio?

En el caso del litio, ahora mismo no casa lo que es la producción con la expectativa de demanda. En principio, se considera que, efectivamente, para el desarrollo de los vehículos eléctricos el litio es imprescindible. Ahora mismo no se conoce ninguna batería más efectiva para el vehículo eléctrico que la batería de iones de litio. Un despliegue a gran escala del vehículo eléctrico tiene que llevar aparejado, sin duda, un incremento de la producción de litio. 

El vehículo eléctrico existe, pero de momento ese despliegue a gran escala no deja de ser una expectativa. En los planes a medio o largo plazo, tanto de la Unión Europea como de muchos países, se dice que se quiere desarrollar el vehículo eléctrico. Sin embargo, hoy en día, de momento, es una cosa pequeña en comparación con los vehículos de gasolina o de gasoil. 

La producción actual de litio no es suficiente para el despliegue del coche eléctrico. Se sabe, sin embargo, que el potencial de producción de litio es mucho más alto en caso de que esa demanda aumente. Ahora no se produce más litio porque, de momento, no se demanda. En el momento en que se demande es muy probable que la producción se incremente. Por ejemplo, los salares de Sudamérica podrían aumentar bastante su producción.

Si se produce ese aumento de la demanda que comenta, ¿existen suficientes reservas?

Sí, se podría asumir. A corto plazo hay que tener en cuenta que una mina no se abre de hoy para mañana. Son procesos que requieren un plazo más amplio para desarrollarse. Por tanto, si aumenta muy rápidamente la demanda de vehículos eléctricos podría haber una crisis de suministro. Pero en el medio y largo plazo sí que se podría responder a las necesidades.

Hablemos del cobalto. Más de la mitad de la producción mundial la asume la República Democrática del Congo.

En el caso del cobalto, la escasez sí que puede ser más grave. El cobalto es un mineral bastante más escaso que el litio. Como dices, el gran productor de cobalto ahora mismo a nivel mundial es la República Democrática del Congo, que además tiene graves problemas de todo tipo: políticos, de estabilidad, humanitarios… 

Lo cierto es que ahora mismo no se tiene constancia firme de grandes yacimientos alternativos. En este caso, la labor de exploración y desarrollo de nuevos yacimientos sí que sería fundamental a la hora de obtener recursos. Si se demanda mucho más cobalto, van a ser muy necesarios.

¿Cómo se reciclan las baterías?

Son tecnologías que hay que desarrollar bien también. Recuperar los materiales de las baterías o de cualquier otra de cualquier otro producto manufacturado requiere procesos que son técnicamente complejos. Muchas veces se habla del reciclaje y de la economía circular como si estuviera chupado recuperar los materiales. Generalmente, son temas más complicados.

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad. Entra aquí

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.