[21/10] La huella de carbono per cápita de la alimentación en España se multiplicó por 2,4 entre 1960 y 2010

Esta y otras noticias climáticas, en nuestro resumen diario.

La alimentación es una de las actividades humanas con mayor impacto ambiental y climático. A escala global, se estima que el sistema agroalimentario es responsable del 27% de las emisiones gases de efecto invernadero. Ahora, un estudio detallado analiza la huella de carbono que genera este sector en España. En total, la huella de carbono de la alimentación en España, desde la producción de insumos a la gestión de residuos, se ha multiplicado por 3,9 en términos totales y por 2,4 en términos per cápita entre 1960 y 2010, pasando de 1,5 a 3,6 toneladas de CO2 per cápita al año.

Durante el periodo analizado –de más de un siglo– las emisiones fruto de la producción vegetal se multiplicaron por 5, pasando de 7 a 34 millones de toneladas anuales de CO2 equivalente. Asimismo, las emisiones de la producción ganadera se incrementaron en un orden de magnitud respecto a los niveles de principios del siglo XX, pasando de 8 a 75 millones de toneladas anuales de CO2 equivalente. Aquí, además del metano, tiene gran peso el manejo de estiércol y la producción de piensos. Estos últimos están asociados a importantes emisiones por deforestación.

El informe científico, promovido por la Real Academia de Ingeniería y liderado por los investigadores Eduardo Aguilera y Alberto Sanz Cobeña, pone de relieve que la mayor parte de las emisiones derivadas de la producción de alimentos consumidos por la población española –considerando el turismo neto y descontando las exportaciones– están asociadas a alimentos de origen animal, con un 81% del total, lo que equivale a 1,6 toneladas de CO2 equivalente per cápita al año. Destacan la carne de vacuno (23%) y porcino (18%), la leche (14%) y el pescado (11%). En cuanto al impacto de los alimentos de origen vegetal, estos solo representan 0,4 toneladas.

El transporte es uno de eslabones del sistema agroalimentario español que más emisiones genera, con 16,6 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2010, una magnitud similar a la de las emisiones de todos los productos vegetales para alimentación humana producidos en el país. De estas emisiones, la mayor parte corresponde al transporte interior por carretera, si bien el transporte internacional por carretera y el transporte aéreo han experimentado un gran crecimiento desde 1985. Por este motivo, el estudio subraya la necesidad de repensar las cadenas de distribución actuales hacia modelos de mayor cercanía y con una vinculación más directa entre producción y consumo.

A pesar de todas estas cifras, los autores del estudio apuntan al gran potencial de mitigación del sistema agroalimentario español mediante cambios en el manejo de los agroecosistemas y en el resto de los eslabones de la cadena, incluyendo la reducción en el desperdicio de alimentos y cambios en los hábitos de consumo hacia patrones más sostenibles y saludables.

La contaminación atmosférica contribuyó a más de 6,7 millones de muertes en 2019
La exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica exterior y doméstica contribuyó a más de 6,7 millones de muertes por accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, diabetes, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares crónicas y enfermedades neonatales en todo el mundo en 2019. Son datos del informe sobre el Estado del Aire Mundial (SOGA) 2020 realizado por el Health Effects Institute (HEI), que estima que la contaminación de partículas en el exterior y en el hogar contribuye a la muerte de casi 500.000 niños en su primer mes de vida.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.