[13/01] BlackRock todavía tiene 85 mil millones de dólares en carbón un año después de anunciar compromisos climáticos

Esta y otras noticias en nuestro resumen de prensa diario.

«Dado que los mercados de capitales anticipan los riesgos futuros, asistiremos a cambios en la asignación de capital mucho antes que los cambios climáticos propiamente dichos. A corto plazo –y antes de lo que muchos prevén– se producirá una importante reasignación de capital». Esto es lo que decía Larry Fink, presidente de BlackRock –la mayor gestora de fondos del mundo– hace un año. En enero de 2020 amenazaba con penalizar a las empresas cotizadas que no actúen para frenar su contribución al cambio climático. Sin embargo, 12 meses después, BlackRock no parece predicar con el ejemplo.

Según una investigación elaborada por las organizaciones Reclaim Finance y Urgewald, BlackRock sigue siendo un gran inversor en empresas de combustibles fósiles, incluidas algunas compañías que tienen en su horizonte planes de expansión relacionados con el carbón.

En concreto, y tal y como detalla el informe, el mayor inversor del mundo tiene más de 85 mil millones de dólares en compañías de carbón, como Glencore y RWE. Por su parte, las inversiones en empresas con planes de expansión relacionados con el carbón, como Sumitomo o KEPCO, ascienden a más de 24 mil millones de dólares. Estas prácticas se contradicen no solo con lo anunciado por Larry Fink el año pasado, sino que van en la dirección contraria a lo que establece el Acuerdo de París.

Según estima el citado informe, BlackRock podría invertir todavía en 333 empresas que cotizan en la industria del carbón. Además, el documento explica que BlackRock votó en contra del 88% de las resoluciones climáticas en 2020, un resultado peor al de 2019.

«Si realmente quiere ser visto como un líder climático, en lugar de ser parte del problema, BlackRock debe tomar medidas decisivas y rápidas para reforzar su ambición de política de carbón y cumplir con su compromiso climático», recuerda la investigación. Para eso, el primer paso sería abordar su dependencia de los combustibles fósiles y alinearse con un escenario de 1,5 ºC respecto a la temperatura global, tal y como establece la comunidad científica.

Entre las recomendaciones que las dos organizaciones que han elaborado el informe hacen a BlackRock están las siguientes: comprometerse a excluir a a aquellas compañías que generan más del 20% de sus ingresos o producción de electricidad a partir de carbón y excluir, de la misma forma, a las que tengan planes de expansión relacionados con el carbón. También prescindir de aquellas compañías que produzcan más de 10 millones de toneladas de carbón al año y tengan más de 5 GW de capacidad.

El periodismo climático necesita personas que lo apoyen. No aceptamos publicidad de empresas que buscan campañas de greenwashing. Únete a Climática desde 30€/año y llévate todo esto. Quiero saber más

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.